10 Feb, 2019 – Las advertencias de Trump

 

Hace ya un tiempo, aunque no mucho, Donald Trump había advertido que Estados Unidos no seguiría combatiendo por cada nación del mundo.  Que si el mundo quería que Estados Unidos peleara por ellos, tendría que pagar, incluso: ¡en metálico!

Bueeee… eso, a mi juicio, es una “trumpetada” muy a lo Trump, porque el país que él dirige no puede convertirse en un nación mercenaria, que son aquellos que cobran por hacer la guerra por otros.

Estados Unidos tiene razones de sobra para intervenir militarmente en Venezuela, país que – hoy por hoy – representa un gran peligro para los “americanos”; peligro que se incrementa día a día.  En primer lugar, desde esa plataforma, el narcotráfico satura de drogas a Estados Unidos.  En segundo lugar, Venezuela se ha convertido – desde hace ya muuuucho tiempo – en una base de los peores terroristas que acechan al mundo, como el Hezbolá, por ejemplo.   Podríamos seguir enumerando razones que justificarían una intervención militar en Venezuela por parte de Estados Unidos … pero una cosas son las necesidades y otra, muy distinta: ¡la voluntad política!

En los últimos tiempos, Estados Unidos se ha involucrado en muchos escenarios bélicos.  En su primera campaña electoral de 2008, Barack Obama les prometió a sus seguidores que de llegar a la presidencia, acabaría de un guamazo la guerra en Afganistán… y ese conflicto bélico está más vivo que nunca: ¡once años más tarde!

La poderosísima opinión pública estadounidense no vería con buenos ojos la apertura de un nuevo “frente de guerra”, que en el caso de Venezuela, sería para – supuestamente – defender a los habitantes de un país del llamado “Tercer Mundo”, cuando hay 15 millones de adultos en esa oprimida nación que pudieran sublevarse y reclamar para sí su deseada y necesaria libertad.

Para muchos “generadores de opinión” en Estados Unidos, los venezolanos no son mancos.  Si los venezolanos quieren su libertad: ¡que la busquen ellos mismos!  Bueno, al menos eso es lo que he venido leyendo últimamente en los medios de comunicación social de Estados Unidos.  ¿Y no es verdad?

 

 

Ahora… la lucha no podría ser armada, porque el pueblo no tiene las armas ni el entrenamiento para utilizarlas.  Ningún país serviría de base para entrenar a un contingente de venezolanos, como sucedió entre 1960 y 1961 cuando Tachito Somoza brindó su territorio para que la “Brigada 2506” se entrenara y desde ahí saliera a invadir a la Bahía de Cochinos en la provincia de Las Villas, Cuba.

Cada día que pasa, la opción de una invasión militar por parte de EE.UU. – o de cualquier fuerza multinacional – se aleja y si no hay una intervención armada en Venezuela: ¡los Castro no saldrán de ese país!

Entonces ¿qué deben hacer los venezolanos?  Así como el 23 de enero de este año (2019), millones de ciudadanos marcharon por las calles de todas las ciudades de Venezuela, deberían de tomarlas… “trancar toa’vaina” y forzar esa “ayuda militar” que diera con el traste a la tiranía narcocastro-estalinista que depreda, destruye y seguiría depredando y destruyendo a ese infeliz país que una vez fue la taza de oro del subcontinente americano.

Miami 10 de febrero de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 389,348