Me di cuenta que era conmensurado…!!!

 

 

12 Mar, 2019 – En el año 2003, comencé – a través de la limitada Internet – a alertar a mis lectores, vía email (que era lo único que había entonces).  Llegué a escribirles a 70mil buzones electrónicos y me granjeé la “chapita” de “loco de carretera”.  ¿Por qué?  Porque se me ocurrió advertirles que Venezuela se convertiría en una segunda Cuba… ¡pero me quedé corto!

Fueron muchos, muchísimos los alertas.  Muchos de mis escritos lo pueden encontrar hoy en las redes sociales, si visitan portales como éstos:

Hemeroteca (parcial) de Robert Alonso

Portal Político de Robert Alonso

Alertas Clásicos de Robert Alonso

Índice de “Archivo Semanal”

Y, por supuesto, los MILES de videos publicados en YouTube y ahora en nuestro más reciente portal: Robert Alonso Presenta.

Por respuesta a mis alertas, muchos me aseguraban que “Venezuela no era Cuba”… que Venezuela jamás llegaría al nivel de Cuba… y que los venezolanos: ¡no eran cubanos!  Muy pronto me di cuenta de esa realidad: ¡ni Venezuela es Cuba ni los venezolanos son cubanos!  En consecuencia, el panorama en Venezuela superó en desgracia y en deterioro a la triste realidad cubana.  Por ejemplo: los cubanos JAMÁS tuvieron la necesidad de bañarse en aguas servidas… aguas negras: ¡contaminadas!

Les advertí de la “destrucción sistemática” del país.  Les repetí lo que Castro había asegurado en la Sierra Maestra en 1957, que para controlar totalmente a un país: ¡había que destruirlo – sistemáticamente – primero… ¡y eso fue lo que hicieron en Cuba… y más tarde: en Venezuela!

Pero no solamente los Castro destruyeron, sistemáticamente a Cuba – el tercer país en importancia y en adelanto en la América hispana para finales del año 1958.   Los Castro destruyeron a Angola, uno de los países más ricos del continente africano: ¡y a Nicaragua!  Nicaragua, la tierra del glorioso Rubén Darío, era considerada “El Granero de la América Central”: ¡y la volvieron mierda!

Chile se salvó, milagrosamente, gracias a MI general Augusto Pinochet… de lo contrario, hoy los chilenos estuvieran bañándose con aguas negras de cañería: ¡como los venezolanos!

El pueblo cubano echó la pelea.  No solamente se equivocó de método de lucha, pues para entonces no se conocía la resistencia cívica no-violenta… sino que fue traicionado por el país más poderoso del planeta de entonces: Estados Unidos de América.  A pesar de esa MISERABLE TRAICIÓN, el pueblo cubano siguió en la lucha.  Crearon dos guerrillas, una en las lomas del Escambray y otra, menos importante, en los llanos de Camagüey.  Ambos movimientos guerrilleros fueron barridos de una manera genocida.  Sacaron a los campesinos de la zona, los ubicaron en el extremo de la isla, en Pinar del Río y los Castro le prendieron candela a ambas regiones, achicharrando tanto a seres humanos como a la fauna de las zonas.

En los paredones de fusilamiento de los Castro, murieron – VALIENTEMENTE – más de 70mil cubanos.  Miles de ellos no llegaron al paredón, porque murieron en las infrahumanas prisiones castro-estalinistas, incluyendo mujeres y cubanos patriotas menores de edad.

 

 

En marzo de 2003, publiqué una “trilogía” que titulé: “El Tiempo”, “El Hambre” y “El Terror”.  Vale la pena que lo revisen hoy, 16 años después.  Juan Guaidó, quien nació EL 28 de julio de 1983, por cierto… coincidencialmente en el mismo día en que nació Hugo Chávez, 29 años antes, tenía 20 añitos cuando publiqué la mencionada “trilogía”.

 

 

Al régimen de los Castro en Venezuela le hemos regalado todo el tiempo del mundo… tiempo que ahora Guaidó le sigue regalando.  El hambre ha sido empleado como una herramienta de opresión… como una manera de mantener al grueso de los venezolanos sabaneando los alimentos de la llamada “cesta básica”, para mantener a su familia medianamente alimentada.  En un país donde uno escupe y sale una mata de gargajo, vemos a venezolanos comiendo de los basureros y hemos presenciado, recientemente, el terror en su máxima expresión y si no: ¡pregúntenle a los pemones!

 

 

¿Hasta cuando?

Pienso que lo peor está por venir en Venezuela… y ahora ya no me extraña que se repitan escenarios tan dantescos como los que presencié en el continente africano: ¡el canibalismo!  Los venezolanos podrían comenzar a comerse entre ellos mismos.  ¿Qué estoy exagerando? ¿Quién iba a pensar que los caraqueños sacarían aguas negras, aguas servidas contaminadas, para bañarse:  ¡Y PARA COCINAR!

Cuando vi los videos de esos seres humanos bañándose en el río Guaire (una cañería abierta, lo que en EE.UU. se conoce como “open sewer”), me di cuenta de que había sido conservador en mis alertas: ¡conmensurado!

 

 

Ante ese escenario dantesco, donde venezolanos se ven obligados a bañarse con aguas negras y a cocinarles a sus hijos con agua servida del río Guaire, Juan Guaidó, quien tiene la herramienta para inducir a la fulana asamblea nacional para que invoque el cacareado numeral 11 del artículo 187 de la constitución que le confeccionaron a Chávez desde Guanabacoa, alegó ayer que una intervención militar extrajera sería un retroceso.

Cada día sostengo más mi pronóstico del 12 de marzo de 2019, en cuanto a que Guaidó terminará siendo uno de los venezolanos más odiado y detestado del siglo XXI:

 

 

Miami 12 de marzo de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 298,966