Comenzó el radicalismo radical

Ene 18, 2019 – La “estrategia” que le ha recomendado “El Frente Amplio – Venezuela Libre” (antigua MUD… antigua Coordinadora Democrática) a Juancito Trucupey, ya ampliamente conocida internacionalmente como “La Estrategia de La Puntica Nada Más”, está generando – dentro y fuera de Venezuela – un “radicalismo radical”. Ya hasta la MariCori está perdiendo la paciencia. Por otra parte, en los fulanos “cabildos abiertos” se están repartiendo tostadas: ¡pero sin queso!

Hasta Don Enrique Aristeguieta Gramcko le mandó una carta, de lo más simpática, a Juancito… instándolo a que se termine de montar en el burro y comience a arrearlo. Si no fuese porque confío plenamente en ese “frente amplio”, juraría que se trata de una estrategia diseñada por los Castro y emanada desde la propia Guanabacoa.

Los fulanos “cabildos abiertos” han resultado más fastidiosos que pulir un autobús sin estopas. Los cantos y discursos de los valientes oficiales que, en desobediencia militar, se encaramaron en la tarima de La Plaza Altamira a partir del mes de octubre de 2002, eran más entretenidos. ¡Esos “cabildos” son incalables…! Tal vez tengan cierta eficacia, porque de tantos “cabildos” montados, a lo mejor los Castro se fastidian y se largan de Venezuela de una buena vez: ¡en total aburrimiento!

Al Zocotroco Indocumentado no le molestan esos “cabildos”. Lo que a él le molesta, preocupa… y mucho: ¡es La Guarimba Libertaria! Ya ayer, cuando regresó de su viaje al futuro, le advirtió al pueblo venezolano que no se le ocurra guarimbear, porque: “La Guarimba no puede volver al país: ¡quien lo intente será encarcelado!” No advirtió, absolutamente nada, sobre los “cabildos abiertos” ni sobre la marcha del 23.

Por cierto, ya está corriendo una propuesta a través de la cual se insta a los venezolanos a no participar en la marcha del 23, a menos que Trucupey se juramente ANTES como presidente interino de Venezuela, en fiel cumplimiento al Artículo 233 de “La Bicha”.

No se extrañen si a Juancito le ordenan comenzar a chalequear a La Guarimba, a modo de poner el parche antes de que salga el hueco… emulando a Ratonski cuando dijo: “elecciones sí… ¡guarimba no!”

Quién sabe… tal vez Juancito esté haciendo lo correcto con su estrategia de “la cabecita nada más”. De lograr liberar a Venezuela a punta de “cabildos”, habrá que inventarle un reconocimiento internacional inmensa e inconmensurablemente mayor al Premio Nobel.

Mientras tanto, ya lo saben: “cabildos sí… ¡Gurarimba no!

Miami 18 de enero de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 224,106