Feb 09, 2019 – Confusión

 

Un inmenso follón ha provocado las declaraciones, nada más y nada menos que del secretario de estado de Puerto Rico – Luis Rivera Marín – en torno a una supuesta ayuda que supuestamente enviara a Venezuela el gobierno de la isla: ¡tremendo follón!

Fernando del Rincón estaba “más caliente que plancha e’chino”.  Su credibilidad sufrió inmensamente, sobre todo, de cara a un tema tan, pero tan delicado como éste de la ayuda humanitaria: la principal bandera de guerra de la comunidad internacional que ha reconocido a Juan Guaidó como presidente constitucional (interino) de Venezuela y del propio Guaidó.

Me temo – y así lo he venido asegurando reiteradamente – que con la “crisis” venezolana están “haciendo sus agostos” muchos políticos del mundo, incluyendo la prensa internacional.  Sin embargo, esa “gracia” les podría explotar en sus respectivas caras, de no entrar a Venezuela la tan-esperada y NECESITADA ayuda, la cual – por ahora – sería simplemente un pequeño paliativo, porque son muchos millones de venezolanos quienes, con mayor o menor intensidad, necesitan de ayuda a todos los niveles: desde alimentos hasta medicinas, pasando por la seguridad social y un largo etcétera.

Vemos a del Rincón preguntándole al “alcaldeAntonio Ledezma si él cree que pudiera darse el escenario en el cual esa ayuda jamás puede que llegue a Venezuela y Ledezma respondió con su deseo de no imaginárselo.  Es que, como bien apunta Fernando, esa pretendida “gracia” podría convertirse en una “morisqueta”, si toda esa fuerza internacional, encabezada por el gobierno de Donald Trump, se estrellara estrepitosamente ante la incapacidad de hacerles llegar a los venezolanos, la tan-prometida ayuda humanitaria.

 

 

A estas alturas del partido, supongo que muchos países deben estar arrepentidos de haber tomado parte activa en este gran “merequetengue”, sin haberse imaginado ni calculado jamás, la obstinada decisión de Nicolás Maduro de no abandonar el poder, aunque esos millones de venezolanos se mueran de hambre y de merma.  A todas éstas, Maduro ha anunciado el envío de “ayuda humanitaria” para aliviar el desastre causado en Cuba por un tornado: ¡vayan Uds. a saber si tal cosa es cierta!

Por más vueltas que le den a esta “crisis”, la ÚNICA VÍA para sacar a los Castro de Venezuela es por la fuerza: ¡a los trancazos!  Tal vez todo dependa de la decidida y activa intervención del pueblo venezolano en conjunto, de manera generalizada y SOSTENIDA, a través de una sublevación cívica de grandes proporciones.  Ese mismo pueblo que ha salido ya dos veces a las calles de todas las ciudades del país en apoyo a Guaidó, es el que debería de ser convocado – “por alguien” – para tomar las calles de una manera muy diferente, al estilo de Serbia… por ejemplo, aunque muchos venezolanos aseguran que ellos no son serbios.

Está llegando el momento en que la opinión pública se fastidie del tema y la “crisis” se vaya esfumando en el corto tiempo, que es a lo que, posiblemente, estén jugando los Castro en Venezuela.

Miami 09 de febrero de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 289,915