¿Cuáles militares?

Ene 14, 2019 – Desde el año 2003, comenzamos a leer y a escuchar, de boca de los periodistas venezolanos, cómo las “fuerzas” armadas de Venezuela estaban siendo infiltradas por los militares cubano-castristas. El 1ro de octubre de aquel mismo año, publiqué un artículo titulado “Los Carniceros de Marta”, resaltando las denuncias de Marta Colomina y de la jamás-bien-ponderada Patricia Poleo, quien advirtió lo siguiente: “acaban de llegar 1.700 soldados del ejército regular cubano, comandados por los generales Wilfredo Rodríguez y Julio Casas Regueiro, quienes fueron introducidos a nuestro país en aviones Hércules de las FUERZAS AÉREAS VENEZOLANAS. Dos de esos aviones aterrizaron en Maracaibo la pasada noche del día miércoles, mientras que otros dos identificados con las siglas AV-109 y AV-203, aterrizaron en la pista de VENEPAL”.

http://infomedcirugiaplastica.blogspot.com/

Sin embargo, ya desde el año 2001, nosotros comenzamos a alertar sobre la presencia en Venezuela del coronel cubano (retirado), Francisco Javier Salado Villacín (“El Carnicero de Luanda”), quien desde el 4to piso del Hotel Alba (antiguo Hotel Anauco Hilton), dirigía las operaciones en Venezuela del E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación), creado – por cierto – en la Angola del año 76. El mencionado coronel todavía maneja el E.C.O., tranquilamente, desde el mismo “hotel”.

Para liberar a Venezuela de la ocupación del narcocastro-estalinismo internacional, en aquel año – 2003 – los políticos y periodistas de la “oposición”, proponían el fulano y blindado “referéndum revocatorio” a Hugo Chávez, el cual se terminó dando el 15 de agosto del siguiente año. Gracias a los “buenos oficios” de la Marta Harnecker y de su “asistente”, el ingeniero de sistema Félix Arroyo (quien luego fuese el 2do a bordo de la “Comisión Técnica” de la MUD), el padrón electoral de entonces fue inflado exageradamente – operación que les llevó un año – y la oposición “perdió” el referéndum; en consecuencia, Venezuela se quedó con Chávez, con el E.C.O.: ¡y con los Castro!

Desde el año 2000, los Castro están infiltrando oficiales cubanos dentro de eso que llaman “fuerza” armada venezolana. Han pasado 18 largos, tormentosos y destructivos años. En mayo de 2014 entrevisté en Miami al coronel desertor cubano, Cecilio Díaz Capote, dándome la impresión que ya el E.C.O. había tomado total control del estamento militar en Venezuela.

Dicho esto, me pregunto cómo es posible que NUESTRO PRESIDENTE INTERINO, el joven Juan Guaidó, a quien – con mucho cariño – he bautizado como “Juancito Trucupey”, por lo popular que se ha hecho de la noche a la mañana, esté poniendo como condición para liberar a Venezuela del narcocastro-estalinismo internacional, el apoyo de la “fuerza” armada. ¿Cuál “fuerza” armada? ¿El E.C.O.?

Y no es únicamente Juancito quien está empatado en esa guarandinga… detrás de él están todos “ellos”, comenzando por la MariCori, quien se ha cansado de advertir que esas “fuerzas” armadas están controladas por los cubanos castristas, pero hoy se empata en convocarlas: ¿entonces? ¿Más guaraleo?

 

Aquellos “polvos” saturados de marchas, “elecciones”, tocaderas de pitos, raca-racas y cacerolas que fue acumulando esa FALSA OPOSICIÓN durante 20 años, les han traído a Venezuela y a los venezolanos estos lodos en los que hoy están pataleando y se están ahogando.

En algo sí tiene razón Trucupey: ¡en convocar al pueblo! La pregunta de las 64mil lochas sería: ¿convocarlo cómo? ¿Para que siga marchando? ¿Para asistir a más cabildos abiertos? ¿Para que “se mida” en una nueva farsa electoral? ¿CÓMO?

Si ese pueblo que Juancito ha convocado no sale MASIVAMENTE a paralizar el país nacional, de punta a punta… y hasta que Dios aguante: dudo mucho que veamos al Zocotroco Indocumentado tras las rejas, en compañía del resto del combo. Si ese pueblo no genera, a lo largo y ancho del país, un anárquico e INCOMENSURABLE caos, capaz de llamar la atención de los organismos internacionales… como los “Cascos Azules” o los “Marines” estadounidenses… mal seguiremos viendo a la pobre, abandonada y ya-destruida Venezuela.

En primer término, Trucupey tendría que sacudirse de todos esos cipayos del “Frente Amplio, Venezuela Libre” (antigua MUD… antigua “Coordinadora Democrática”… antiguos partidos AD, COPEI: ¡MAS!) Una vez liberado de los “caballitos de Troya”, debe llamar a un VERDADERO paro general e INDEFINIDO y para eso: ¡LA SAMPABLERA!

Miami 14 de enero de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 224,143