Detrendrán a Trucupey?

La historia la he contado ya varias veces.  Es la de un gallego muy bruto, pero muy exitoso en los negocios, que se instaló en mi pueblo natal – Cienfuegos – en Cuba.  Le llamaban, cariñosamente – “Tiburón” – y su nombre era Don Celestino.  Un día le preguntaron si pensaba que iba a llover, a lo que Don Celestino respondió: “puede que sí… puede que no”.  Por supuesto, el gallego – a pesar de ser extremadamente bruto – no se equivocó.

Muchos me han escrito para preguntarme si creo que el régimen del Zocotroco, detendrá a Juancito Trucupey y mi respuesta es: ¡puede que sí… puede que no!

Sin embargo, me inclino por lo último.  Dudo muchísimo que lo detengan y no por miedo, ojo.  Hasta ahora, el mejor aliado del régimen ha sido, precisamente: ¡Juancito Trucupey!  También conocido por el remoquete de “Juan Guaidó”… o “El Muchacho de Vargas”.

Trucupey le ha conseguido al régimen todo el tiempo del mundo.  Ha guaraleado a más de 50 países del globo terráqueo, incluyendo a los pobres, infelices y nobles “americanos”, quienes fueron los primeros en reconocerlo como “presidente encargado” de Venezuela, cuando ni él mismo se lo cree… y para muestra, solamente nos remitimos al “decreto-ley” sobre la fulana “transición”, al que ya hoy le dieron un jaque mate, porque primero van las “elecciones libres” ANTES del fulano “cese de la transición”, como rezaba el mantra origina: “cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres”.  Whatever!

Yo sé que la inmensa mayoría de Uds. no recuerdan, porque el grueso de los venezolanos tiene la memoria de un mosquito acabado de nacer… cuyo cerebro (donde se almacenan los recuerdos), todavía no se ha desarrollado completamente, pero si hacen un esfuerzo, recordarán que desde que los Castro colocaron a Chávez en Miraflores, todas las semanas era un cuento nuevo.  Es más, Chávez comenzó a publicar la agenda de la semana de todos los venezolanos, en su programa “Aló, Presidente”… ¿se acuerdan de ese programa?  En él solía lanzar una o varias bombas todos los domingos, para mantener ocupados a millones y millones de pobres, infelices y nobles venezolanos.  Hoy Maduro hace lo mismo y “grandes comunicadores” como Jaime Bayly, se hacen eco de esos temas y ayudan a mantener embrutecidos y entretenidos a los pobres, infelices y nobles venezolanos, en lo que se conoce como “reacciones defensivas”.

Revisen el historial de noticias desde el 1ro de enero de 2019 hasta la fecha y verán cómo los han mantenido del tingo al tango todas las semanas y, a veces, varias veces a la semana.  ¿Se acuerdan de la detención de un tal Roberto Marrero? ¿Quién se acuerda de ese tercio?  De ahí en adelante ha habido “atentados” provocado por un franco tirador experto que ha dejado a Venezuela, UNA VEZ MÁS, sin el servicio eléctrico… por supuesto, ha habido cualquier cantidad de intentos, por parte de “LocoTrump” por invadir Venezuela; llegaron los rusos y los chinos y ahora tenemos la INMINENTE DETENCIÓN de Juancito Trucupey.

Ayer, por ejemplo, dos “grandes analistas de Logroño” (que no son analistas ni son un carajo), gastaron gran parte del tiempo en analizar el tema de la detención de Trucupey.  Me estoy refiriendo a la jamás-bien-ponderada Patty Poleo (la promotora de los “Comacates”… ¿se acuerdan?) y el peruano “más venezolano” del planeta Tierra: Jaimito Bayly… quien un día está con el gobierno y otro con la oposición: ¡como el camaleón!  Para ambos, Guaidó no se salva de ser detenido ni que baje Papa Dios a echarle una mano, razón por la cual o debe asilarse en una embajada o dejarle el pelero de una vez a Venezuela e instalarse en “El Imperio Mesmo”… sin tomar en cuenta que Juancito – como buen socialista – le tiene alergia a “esa cosa”.

 

 

Puede que me equivoque… ojo.  La bola de cristal se me quedó en la Finca Daktari, cuando tuve que salir huyendo en abril de 2004 por estar de pendejo luchando por Venezuela, algo que muchos olvidaron y la mayoría jamás lo supo.  Sin embargo, para mí: a Guaidó no lo tocarán ni con el pétalo de una rosa… y les diré por qué.

  1. Hasta ahora, Guaidó ha sido pieza clave para el régimen, en cuanto al guaraleo nacional y en cuanto a generar todo el tiempo del mundo para que, por ejemplo, los rusos instalaran un sistema de defensa antiaéreo por donde no podría volar ni una mosca sin ser detectada y derribada. Tiempo para que se posicionaran hasta los chinos… sin contar las demás fuerzas paramilitares internas y externas.  Tiempo para construir bases de refugios seguros en las selvas del sureste venezolano… de armar a los colectivos con armamento de última generación, etc. De no haber sido por Juancito Trucupey, el régimen no hubiera contado con ese precioso tiempo.
  2. Trucupey se ha limpiado el trasero con la “potencia” “americana”. Ni las gracias le ha dado a “LocoTrump” por la ayuda que le ha brindado para que él se pudiera proyectar, FALSAMENTE, como “presidente encargado”, cosa que él sabe que no es.
  3. Trucupey ha ido llevando a millones de venezolanos, con mucha maña, a lo que quiere el régimen: una nueva farsa electoral lo antes posible. Sabrá Dios que les estarán preparando a los pobres, ingenuos, infelices y nobles venezolanos.
  4. Trucupey es una garantía anti-guarimba. Mientras mantenga a los infelices, pobres y nobles venezolanos marchando, no habrá espacio para la sublevación cívica, para trancar a Venezuela de rabo a cabo:

 

 

  1. Si el régimen quisiera deshacerse de Trucupey, lo ÚNICO que tendría que hacer es dejarlo solito, sin tocarlo para nada, pues emularía a Chacumbele más temprano que tarde. Después “Del Día” (6 de abril), Juancito borraría de la memoria del mundo al pobre Chacumbele, quien “él mismito se mató”, pues según él sería “La Última Marcha”, donde se acabaría “la dictadura” o “la democracia”: ¿cuál democracia?  Si después del 6 de abril, Trucupey persiste en su “Operación Cacerola” o, peor aún: en su “Operación Pancarta”… lo que quedaría de él sería las tripas.

 

 

En Caída Libre

Cuando la Patty aseguró que Trucupey iba en caída libre, se estaba haciendo eco de Datanalisis, empresa en la que yo no creo mucho, por cierto.   Según esa empresa encuestadora, en una semana Trucupey experimentó un bajón del 30%.  De ser eso cierto – ni lo niego ni lo aseguro – sería un “draw back” (un retroceso) para el régimen, quien se quedaría sin un excelente “contendor”, en consecuencia… habría que levantarle “las acciones” y la mejor manera para levantarle “las acciones” a un contendor obediente y complaciente no es otra que amenazarlo con la detención, hacerle un atentado fallido o incluso: ¡detenerlo por un ratico!

Para el régimen, el único “contendor” de altura que existe en Venezuela es Juancito Trucupey y han invertido en él muchas horas-hombre y el real que cachaletea.  No creo que lo vayan a sacar del panorama a estas alturas, cuando más necesitan ponerle la tapa al pomo de una buena vez y pasar a otros asuntos más productivos.

Trucupey es la MAYOR GARANTÍA de una “no-intervención americana”.  No existe alguien como él para evitar un “infortunio repentino y sorpresivo”.  Uno nunca sabe a cuando “LocoTrump” le vaya a pegar la luna y amanecer atravesado.  Trucupey sería el hombre ideal para ajustarle los tornillos a Donald, en un momento dado de máxima e incontrolable locura.

No… no creo que los Castro vayan a sacar del juego a Trucupey, después de todo los esfuerzos que han hecho para que sea reconocido por más de 50 países del mundo.

Miami 3 de abril de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 329,426