El Asilo Político

Se toma muy a la ligera esta opción, sobre todo en Estados Unidos de América.  Muchos venezolanos manejan la errada creencia que es la solución a todos los problemas de emigración.  Se trata, en primer lugar, de un proceso que pudiera ser costoso, en términos monetarios, aunque hay muchas instituciones que ofrecen sus servicios legales a bajo costo e, incluso: de manera gratuita.

Existen no pocos portales de las redes sociales que enseñan cómo procesar e introducir un caso de asilo político ante las autoridades de Inmigración.  Los pasos a seguir no son complicados y no se requiere mayor pericia para llevarlos a cabo de una manera satisfactoria.  De hecho, Inmigración tiene instructivos en el idioma español, que indica cómo llenar la planilla que se emplea para la solicitud de un asilo político.  En YouTube hay cualquier cantidad de videos explicativos de abogados que se dedican al derecho inmigratorio.

Sin embargo, debido al alto volumen de solicitudes, Inmigración ha convertido este proceso en una odisea interminable.  Hay solicitantes que llevan varios años esperando que los llamen para hacerles la entrevista a través de la cual podrían obtener el beneficio. Son muchos los casos negados en esa primera instancia y al ser negada una solicitud, el proceso se complica, sobre todo en términos monetarios.

El punto más importante de una solicitud de asilo político es la llamada “historia”: el alegato que presenta el solicitante para que su caso llegue a un feliz término. De no contar con un caso sólido, todo podría convertirse en “sal y agua” y el solicitante podría terminar deportado.

Hay otras maneras de resolver la tragedia.  Inmigración ofrece decenas de soluciones a través de una gran variedad y cantidad de visas y para eso es necesario acudir a un bufete especializado en Inmigración, para saber cuál es la vía más adecuada para cada caso.

Desgraciadamente el régimen que impera en Venezuela, a raíz de la ocupación castrista que comenzó con Hugo Chávez, ha obligado a millones de venezolanos al exilio y muchos de estos venezolanos que terminan en EEUU, escogen – a priori – la opción del asilo político, cuando no tienen méritos para la solicitud adecuada y medianamente-segura.

Miami 23 de marzo de 2010

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 1,230,871