El Ejército Libertador

Todas las tardes, de lunes a viernes, mi familia me encuentra “pegado” a RCR.TV, escuchando a esos dos muchachos, Nehomar Hernández y Daniel Lara Farías, en el programa radial (con cámara), llamado “Y así nos va”.  La verdad es que no sé a quién se le ocurrió ese nombre… y el “slogan” de “¡no saben na!”.  Es un espacio ameno y bastante informativo, aunque a veces “tiran ladrillos sin el menor recato”.

En la nochecita trato de ver lo que dice la Patty, solo para “pasar el tiempo”, porque por su lado no se aprende mucho… que digamos.  Prefiero, mil veces, “el formato” de “Los Muchachos” de RCR.TV.  La Patty presenta muchos “rellenos” (aquellos que hemos trabajado en la producción de este tipo de programas sabemos lo que son los “rellenos”), como el Sr. Rafael Nieves Leañez, a quien Patricia “vende” como “consultor en estrategia y liderazgo”, un personaje encartonado que mucho-bien le haría un cursito – “exprés” – de comunicación, para que medio-se haga entender.  Es uno de esos “expertos” que cuando se van a referir al “café con leche”, lo describen como “el néctar negro de los dioses blanco, ligado en mistificación sublime con el producto blanquecino de la ubre de la consorte del toro…”

 

 

Rafael Nieves Leañez

Consultor en Estrategia y Liderazgo

 

 

Los muchachos” (de “Y así nos Va”), Nehomar y Daniel, están bastante bien informados, a pesar de sus cortas edades… en especial en cuanto a lo concerniente a las “rocolas”.  Se conocen todos los boleros populares de cuando sus padres todavía no habían nacido.

A veces, sin embargo, “Los Muchachos”, tiran ladrillos, es decir: ¡ponen la “torta del pato macho!  Lo que el amigo Daniel comenta en RCR.TV, en muchas oportunidades suele repetirlo los jueves con Patricia: que no debería de ser, porque supone un “refrito”.  Y ya que estamos en un tono de “crítica constructiva“, bueno seria recomendarle a Nehomar que evitara “la muleta” de “de alguna manera“, para no pasar a la historia con el remoquete de “Nehomar – De Alguna Manera – Hernández”.

El Ejército Libertador de Daniel Lafa Farías

En el video de arriba, vemos a Lara Farías, recomendarle a Juancito Trucupey lo que – según él – debe hacer, además de nombrar a un ministro de la defensa, que todavía no entiendo cuál sería su papel… porque nadie me lo ha explicado.

Nadie sabe cuáles son las calificaciones – REALES – de nuestro amigo Daniel.  Sabemos que fue adeco, que se dejó “deso” y que es periodista.  Sin embargo, en materia de sus conocimientos bélicos, no tenemos mucha información.

Según él, Trucupey debería convocar a los “cientos de miles” (¿?) de venezolanos que están en el exterior y conformar un “ejército libertador”.  Se dice fácil y quien lo escucha, con su estilo convincente, se pudiera preguntar qué carajo está esperando Juancito para armar su tinglado.  Pero la vaina no es así tan fácil; de entre esos cienmill venezolanos que – según Daniel – se han pronunciado a favor de reclutarse, habria que descartar a los habladores de pendejadas, a los tuertos, a quienes tengan pie plano, la columna desviada, a los bobos… a los enanos, a los gordos morbidos y hasta a los daltónicos.  Cuando vengamos a ver, nos quedamos con unos 500.

Por su edad… y por la manera de hablar de Daniel, les podría asegurar a mis lectores que Lara Farías no tuvo participación alguna en la guerra civil – de 10 años – de Nicaragua… un conflicto bélico que terminó siendo un “laboratorio de nuevas armas”; donde EE.UU. y Rusia probaron sus nuevos armamentos, como ha hecho Rusia recientemente en el conflicto sirio.

Daniel Lara Farías nació el 27 de agosto de 1980: va a cumplir 39 añitos.  Cuando la Invasión de Bahía de Cochinos, a Daniel le faltaban unos 19 años para ver la luz.  Lo que él sabe de aquella acción bélica se lo contaron o lo leyó en Wikipedia.

Este joven no está al tanto de saber que para armar un contingente invasor, como el de la Brigada de Asalto 2506 que invadió Playa Girón por la Bahía de Cochinos en Cuba, Estados Unidos necesitó varias “cosas”.  En primer lugar: ¡TIEMPO!    A la CIA le llevó UN AÑO armar el “tinglado invasor”… mal armado, por cierto: desde mayo de 1960 (cuando comenzaron los reclutamientos de cubanos exiliados en Miami), hasta abril de 1961: ¡cuando se llevó a cabo la invasión! ¿Se imaginan los venezolanos un año más de “madurismo”?

Lo segundo que necesitó EE.UU. fue un lugar dónde entrenar a los “muchachos”.  Lograron la aprobación de un sector montañoso en Guatemala, Centro América.  Somoza le prestó “su territorio” en Nicaragua para partir hacia la provincia de Las Villas, en Cuba y le ofreció una “base aérea” a la brigada… que no sirvió de mucho.

Portaaviones, destructores y aviones de combate estadounidenses acompañaron a los brigadistas en el desembarco… pero desde “lejito”.  No se le permitió a personal “americano”, tomar parte activa en la invasión.  Cuando Manuel Artíme, el líder político cubano del contingente, se dio cuenta del “embarque” (de la traición) de los “americanos”… contemplando las estelas que los buques de guerra estadunidenses dejaban en su retirada hacia Estados Unidos, se dijo para sí: “¡…en las estelas de esos buques van doscientos años de infamia…!”

¿Dónde se entrenaría ese “ejército libertador”, que menciona Daniel? ¿En Aruba, Curazao, Bonaire, Brasil o Colombia?  ¿Quiénes lo entrenaría? ¿Cuál sería el financiamiento y de dónde provendría? ¿Desde dónde partiría la invasión libertadora? ¿Con qué tipo de armamento contaría ese “ejército”?

Armamento Ruso

Tal vez Daniel Lara Farías no esté al tanto del armamento que la Venezuela de los Castro ha obtenido de Rusia, en una inversión que se calcula en unos 11 millardos (billones) de dólares… que no es poca cosa.  Entre ese armamento podríamos contemplar lo siguiente:

El “Sarmat”, un sistema antimisiles con cabezas nucleares o convencionales, capaz de atacar objetivos a grandes distancias.

Armas hipersónicas.  Los llamados “Kinzhal”, un misil que vuela a velocidades hipersónicas y que tiene la capacidad de maniobrar durante su trayectoria.

Misiles cruceros con sistema energético nuclear, que garantiza una distancia de vuelo 10 veces mayor, lo que proporciona una autonomía ilimitada.

Vehículos submarinos no-tripulados capaces de operar a grandes profundidades y recorrer distancias intercontinentales, una especie de “drones submarinos”, dirigidos a grandes distancias y a una velocidad superior a la de los submarinos convencionales o incluso, a los torpedos y buques de superficie.

Armas laser, llamadas “Avangard”, que van hacia los objetivos como si fuesen meteoritos… como bolas de fuegos.  Su temperatura alcanza hasta 2000 grados centígrados… un armamento que no lo tiene ningún país del primer mundo.

Vehículos blindados BTR-82A; aviones de combate 27SM 2 y 3, equipados con nuevos misiles aire-aire… y misiles tierra-aire 9K333 Verba.

Los misiles tierra-aire 9K333 Verba han sido instalados en vehículos terrestres como tanques y tanquetas, que no son manipulados por seres humanos y se sabe que fueron obtenidos en el paquete de armas defensivas que Venezuela le compró a Rusia.

Algunas de estas armas rusas ya están siendo empleadas en el conflicto sirio.

Venezuela cuenta con un arsenal de modernos morteros rusos, los autopropulsados 2C4 Tulip, de 240 milímetros… un mortero diseñado para destruir posiciones fijas con un altísimo poder de destrucción, incorporados a las fuerzas terrestres.

Venezuela le compró a Rusia un importante lote de nuevas versiones del rifle de asalto Kaláshnikov (AM-17 y AMB-17), el arma bélica unipersonal más avanzada del planeta, que puede hacer blanco en asaltos urbanos a una distancia de un kilómetro.  Está equipado con cartuchos subsónicos de 9×39 mm y un sistema de disparo silencioso, por lo que son perfectos para las operaciones secretas nocturnas.

Estos nuevos fusiles de asalto se han creado para las tropas que operan en zonas densamente pobladas, por eso son ultraligeras y compactas.  El rifle AM-17, con la culata plegable, sólo mide 50 cms y pesa 2,5 kg sin el proveedor (el cargador), en comparación con el rifle AK-74M, que pesa casi 4 kgs.

Y está el AK-308 que es capaz de derribar a un enemigo a 800 mts de distancia… un rifle al que se le puede añadir todos los “gadgets” imaginables.

Y entre otros armamentos adquiridos por Venezuela, está el T-14 Armata Ruso, considerado el mejor tanque del mundo.   Una unidad blindada que supera fácilmente a sus homólogos de la OTAN, en cuanto a la potencia de fuego, movilidad y protección de su tripulación.

Para nadie es un secreto que muchos de estos armamentos sofisticados están siendo operados en Venezuela por mercenarios rusos, quienes no comprometen al gobierno de Putin.

¿Cómo considera Daniel que el “ejército libertador” con el que él sueña, se equiparará en poder de fuego con el arsenal bélico con el cual cuenta la Venezuela de los Castro y podrá adquirir la tecnología y el “know how” para “latirle” en la cueva a los mercenarios rusos y cubanos?  Habría que recordarle a este muchacho, que “deseos no empreñan”.

Fondo de Citgo

Según el gran-amigo Daniel, los reales para conformar ese “ejército libertador“, entrenarlo… y ARMARLO CON ARMAMENTO DE ÚLTIMA GENERACIÓN, podrían salir de  los fondos de Citgo y ahí es donde Lara Farías termina de “mear fuera del perol“.  Es increíble que este periodista – tan informado – no sepa que esos fondos se están empleando para el chanchullo… para pagar los bonos de la deuda pública, con un “descuento“.  Ese “descuento” supone “la comisión” (el “cuánto-hay-pa-eso“) de quienes tienen acceso a esos fondos.  Todavía Venezuela no ha sido “liberada” por el “ejército libertador” y ya arrancó un nuevo “chanchullo” multi-millonario y en dólares.  En tal sentido, si el amigo Daniel está contando con esos “fondos de Citgo“, mejor es que siga aprendiendo alemán, porque regresará a una Venezuela libre el día en que las ranas alemanas comiencen a echar pelos.  Lo peor del caso es que “los gringos” no se han dado cuenta, todavía, del guiso con los fondos de Citgo… y  para cuando se enteren: ¡ya no habrá ni pa’los cigarros!

Es tremendamente contraproducente sembrar la esperanza en el grueso de los venezolanos de la posibilidad de la creación de un “ejército libertador“, porque los pueblos tienden a bajar la guardia y, al hacerlo, le dejan campo abierto al enemigo para operar en contra del colectivo.  ¡Piénsenlo!

El Numeral 11 del Artículo 187

No es tan fácil invocar el fulano # 11 del Artículo 187 de “La Bicha”.  Se dice fácil, pero no lo es.  Por otra parte, al “presidente encargado” (Juan Guaidó), no se le ha ocurrido – todavía – reingresar a Venezuela al “Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca” (TIAR), harina de otro costal.

Un F35 estadounidense está costando unos $ 90 millones y pudiera ser derribado por un misil tierra-aire S-400 Triumf ruso.  Venezuela cuenta con esa tecnología.  La posibilidad de perder uno o más F35 para defenestrar al régimen “socialista” de Maduro y colocar en su lugar a un régimen “socialista” de Guaidó, considerando los costos en metálico y en vidas de muchachos “americanos”, pudiera estar poniendo la balanza en contra de una solución armada por parte de Estados Unidos.

La razón por la cual la Asamblea Nacional Bolivariana no ha invocado el # 11 del Artículo 187 es tremendamente entendible: ¡los “americanos” no le pararían bola!

Hemos visto ya cómo el “alto gobierno estadounidenseha optado por negociar con la Venezuela de los Castro, proponiendo – INCLUSO – un infausto gobierno de “unidad” y una salida “digna” para el genocida de Nicolás Maduro.  Luego de evaluar las posibles pérdidas, en términos económicos y de vidas humanas “americanas”, Estados Unidos tiró la parada de la “negociación”… pero los Castro le pintaron una paloma.  En una “maroma invasora”, Estados Unidos podría perder cualquier cantidad de dólares e innumerables vidas de jóvenes soldados estadounidenses… mientras los venezolanos se vacilan “la invasión”, campaneando unos suculentos “güisquis” (del bueno o del malo) monitoreando a Radio Caracas Radio.TV, sea por la señal abierta o por Internet.

El Regalo del Tiempo

Desde el año 2006 – por lo menos – se está hablando del proyecto de rearme iniciado por el fallecido sátrapa, Hugo Chávez Frías.  El régimen de los Castro en Venezuela pudo contar con todo el tiempo del mundo para armarse adecuadamente, GRACIAS A LOS NECESARIOS APORTES DE LA FALSA OPOSICIÓN… a esa FALSA OPOSICIÓN a la cual ha pertenecido – ¡y pertenece! – el propio Juan Guaidó… y que hoy se ha convertido en “la fuerza libertadora” de Venezuela, compuesta por “patriotas” como Leopoldo López, Henry Ramos Allup, Henri Falcón, Edgar y Timoteo Zambrano, Stalin González, Manuel Rosales, Miguel Pizarro, Luis Florido, Omar Barboza, Julio Borges, Antonio Ledezma, María Corina Machado y paremos de contar: ¡la flor y nata de la fulana oposición!

Desde el año 2006 (¡hace 13 años!) nosotros, desde la desaparecida (por falta de fondos) Guarimba TV, nos dedicamos a DENUNCIAR ese proyecto bélico que iniciaron los Castro en Venezuela… no nos pararon medio y, más aún: ¡nos tildaron de locos!  Ahora, 13 años más tarde, los venezolanos están pillados gracias al INVALORABLE TIEMPO que el grueso de ese pueblo le regaló – a instancia de sus líderes “opositores” – marchando, tocando pitos… sonando cacerolas: ¡y votando!

La Abuela Carmelina, QEPD, les hubiera dicho hoy a esos millones y millones de venezolanos (¡y de venezolanas!): “¡A LO HECHO… PECHO!”

¿Qué les queda?  Lo mismo de siempre: ¡la sublevación CÍVICA, ACTIVA, GENERALIZADA Y SOSTENIDA!  Les queda salir a sus calles, trancar las intersecciones más cercanas a sus viviendas, a sus refugios… ¡a sus GUARIMBAS! (“guarimba” quiere decir refugio, no barricadas)… SIN CONFRONTAR para evitar muertos, mutilados y detenidos.

Si millones y millones y millones de venezolanos salieran a sus calles, frente a sus viviendas sin desplazarse MÁS ALLÁ DE 50 METROS del frente de sus viviendas (de sus “guarimbas”) y trancaran TODAS LAS INTERSECCIONES, paralizando al país nacional de rabo a cabo… y una vez trancado el país, les prendieran fuego a todas las instalaciones relacionadas con la FALSA OPOSICIÓN y con el régimen de los Castro en Venezuela: ¡otro gallo les comenzaría a cantar de inmediato!  Pero el gran líder – “presidente encargado” – Juancito Trucupey, pareciera que no tiene la intención de convocar al pueblo a tal estrategia.  En consecuencia, les sugiere a los venezolanos que se coloquen brazaletes azules… y que participen en unos fulanos “paros escalonados” que nadie entiende… mientras Daniel Lara Farías sugiere la conformación de un utópico “ejército libertador”.

 

 

Lamentablemente, en materia bélica, nuestro queridísimo amigo Daniel Lara Farías, está más pelado que rodilla de chivo viejo.

Miami 4 de mayo de 2019

Robert Alonso

Biografía

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 399,038