El problema es el petróleo

Ene 19, 2019 – Uno de los insumos más importantes de una guerra es, precisamente: el petróleo. En la II Guerra Mundial, Hitler le asignó a Erwin Rommel, “El Zorro del Desierto”, la defensa de los pozos petroleros del norte de África. Al final, Rommel fue derrotado en las batallas de El Alamein por el ejército británico, comenzando así un lento final del III Reich.

Tras la caída de la Unión Soviética en el año 1991, los Castro se quedaron sin soporte económico, comenzando en la isla lo que se conoció como “El Período Especial”, donde se comieron hasta las ratas. Los cubanos descubrieron un método para suavizar las suelas de cuero de sus zapatos, aderezándolas con sofrito y comiéndoselas como “carne mechada” (“ropa vieja” en “cubano”). Comenzaron los apagones en toda la isla… tanto así que los cubanos, en lugar de llamarles apagones, llamaban “alumbrones” cuando venía la luz por uno ratico.

Los Castro se quedaron sin el petróleo que recibían de la URSS. La situación era crítica. Sobrevivieron por obra y gracias – según los babalaos cubanos – de Changó y Ochún, dos de las deidades más poderosas de la “Religión de los Orichas”, más comúnmente llamada “santería”… pero la verdad-verdadera (cómo diría Luis Herrera), es que subsistieron gracias al petróleo que los venezolanos les comenzaron a enviar a partir del año 2000.

Desde entonces, los venezolanos han mantenido oxigenada a la aberrante y genocida tiranía narcocastro-estalinista, en detrimento del pueblo cubano y, además, para que los Castro pudieran ocupar, depredar y destruir a Venezuela.

Muchos cubanos, entre ellos yo, hemos hecho lo inimaginable para evitar que los venezolanos siguieran oxigenando a los Castro con las riquezas de Venezuela, que van más allá del mero petróleo, pero hemos fracasado. Los Castro siempre han contado con la complicidad de eso que ahora en Venezuela llaman “La Falsa Oposición”. Nos ha sido imposible evitar que los venezolanos sigan enviándoles petróleo a los Castro. De hecho, en el año 2011, el máximo líder de la “oposición” venezolana, Henrique Capriles Radonski, en un viaje que hiciera a Miami – la cuna del “Exilio Histórico Cubano” – les aseguró a los Castro que de él ganar “las elecciones” del año 2012 (Capriles Vs. Chávez), los “cubanos” (los Castro) podrían seguir contando con el petróleo venezolano… en unas de los actos más aberrantes y “cabroniles” de la historia de la Humanidad.

Esa FALSA OPOSICIÓN siempre se las ha arreglado para beneficiar al régimen que ha ocupado, depredado y destruido a Venezuela: ¡el régimen de los Castro!

Miami 19 de enero de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 222,153