Entrevista a Juan Guaidó

Ver, escuchar y seguir creyendo en Juan Guaidó es un acto de suma imbecilidad.  Es imposible que un individuo pensante, con criterio propio, pueda creer en este “mequetrefe de utilería”.  Un personaje que no sabe ni expresarse correctamente; incoherente, cantinflero a más no poder.  Se necesita alguien genuino, comprometido y con muchísima experiencia para sacar a Venezuela del barranco fétido en el cual se encuentra por casi dos décadas ya.  Un “General De Gaulle” que desde el exilio conduzca al pueblo venezolano por el debido y correcto camino de la sublevación cívica, generadora de la tan-deseada ayuda internacional, factor fundamental para la liberación de ese país tan golpeado, depredado, destruido y abandonado.

 

 

Asesoría

¿Quiénes asesoran a Juan Guaidó?  Habría que preguntarse detallada y seriamente.  ¿Henry Ramos Allup?  Pudiera, seguramente, ser uno de sus “asesores”, pero no el principal.  De hecho, a Guaidó no lo asesora nadie: ¡le ordenan!

 

 

 

Si quisiéramos construir un títere, no nos saldría tan perfecto como Juan Guaidó.  Se buscaron al zocotroco perfecto y, lo peor: ¡él se cree que es “presidente encargado” de la República BOLIVARIANA de Venezuela!  Actúa, superficialmente, como si lo fuera.  Su expresión corporal… sus ademanes lo delatan.  Está “sobrado”… es una estrella intergaláctica, pero si lo cambiásemos por excremento canino, estuviéramos perdiendo, MISERABLEMENTE, el envase.  ¡Es un perfecto tareco…!

Después de haber publicado estas críticas, la entrevista original fue sacada de las redes sociales: ¡duró lo que duraría un merengue a las puertas de un colegio!

Estamos total y absolutamente seguros de que en Venezuela rige una tiranía narco-castro-estalinista; un régimen que jamás de los jamases permitiría una “presidencia paralela”.  Si eso no ha sido la mayor tomadura de pelos en la historia republicana de ese país, no sabríamos decir cuál fue.  En consecuencia, pasado unos días de la AUTO-PROCLAMACIÓN de Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela, nos dimos cuenta – sin temor a equivocarnos – de que se trataba de una jacarandosa farsa… que Guaidó estaba destinado a ser detestado, aborrecido y odiado por ese pueblo que creyó en él y se esperanzó en él, para ser traicionado de una manera sin la menor misericordia: ¡y así lo afirmamos 13 días después de su “toma de posesión”!

 

 

Cada día son más y más los venezolanos que abren los ojos, aunque veamos a unos cuantos sinvergüenzas promoverlo, muchos de ellos enchufados en el “Tren del Engaño” que representa “la administración Guaidó”; otros para subirse en él y buscar acomodos.

 

 

El audio “anónimo” de arriba es de Adriana Vigilanza

 

Al final veremos el engaño en pantalla panorámica, como lo vimos con Francisco Arias Cárdenas (2000), con Herman Escarrá (2007), Henrique Capriles (2012 – 2013) y Henri Falcón (2018).  No habrá un solo infeliz venezolano que crea en él: ¡en Juan Gerardo Guaidó!

Miami 15 de octubre de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 1,496,508