Guarimba Vs. Marchas

 

09 Mar, 2019 – Hemos visto la insistencia del “presidenteJuancito Trucupey en convocar marchas, más marchas, concentraciones y más concentraciones. Esa es su estrategia. Justamente las recomendaciones de Hugo Chávez para que al pueblo no se le ocurriera volver a hacerle una Guarimba (¡bien hecha!).

Chávez estaba tan, pero tan obsesionado con La Guarimba (¡bien hecha!), que hasta llegó a amenazar a toda su plana mayor de “rasparlos a toditos” si permitían que se le volviera a hacer una Guarimba como la que sufrió entre febrero y marzo de 2004. De no haber sido por la apátrida y MISERABLE traición de Pompeyo Márquez (que Dios lo tenga en el infierno), en representación de la entonces-“Coordinadora Democrática” (que luego se convirtió en la MUD y hoy es el “Frente Amplio”, el régimen de los Castro en Venezuela hubieran caído antes de culminar la primera quincena de marzo… de aquel año. ¿Se imaginan cuántas muertes, cuánta desgracia, cuánta hambruna, cuántas familias separadas, cuánta destrucción nos hubiéramos ahorrado en Venezuela? Mi nieta, por ejemplo: ¡hubiera podido haber nacido en su país y no en uno extraño!

 

 

Chávez le ordenó a su ministro del interior, quien para la fecha era Tarek El Aissami, echarles “gas del bueno” (del malo: “gas mostaza”), a los estudiantes que estaban luchando por liberar a su patria del narcocastro-estalinismo internacional. El mundo, eso que mientan “comunidad internacional”, ni se inmutó.

 

 

Irónicamente, para Chávez Venezuela es fácilmente “embochinchable”. Según nos aseguró en enero de 2009, desde el glorioso Campo de Carabobo y en cadena nacional de radio y televisión: ¡a partir de CUATRO ESCUÁLIDOS se puede embochinchar a Venezuela! ¿Dónde están esos cuatro escuálidos hoy? ¡Están “aweboneados” siguiendo a Trucupey! Están marchando y concentrándose donde Trucupey les diga.

 

 

Ya los ”americanos” comenzaron a olerse una “nicaraguanización” de Venezuela y así lo ha advertido el senador – ¡CUBANO, POR CIERTO! – Marco Rubio, quien declaró ayer que el asunto no es sacar a Maduro, porque detrás de él podrían colocar a otro torombolo. ¿Se estaría refiriendo a Juancito Trucupey? Porque o es Maduro o es Trucupey. ¡No hay otro! Para rematar, Marco Rubio nos advirtió que “la cosa” pudiera ser pa’rato y nos recordó que el proceso de liberación de Polonia duró VARIAS DÉCADAS.

 

 

El otro senador cubano-estadounidense que declaró ayer fue Bob Menéndez. Para él, “la vaina es pacífica” y advirtió que una tiranía como la castrista no “se tumba” de la noche a la mañana.

 

 

Mientras tanto, Trucupey y su combo, siguen hablando de la “vía pacífica, constitucional, democrática y electoral”, esperando que los sátrapas genocidas se pongan del “lado correcto de la historia” y de la constitución. El embajador de Juancito en Washington Carlos Vecchio, desestimó – MEZQUINAMENTE – la titánica ayuda que ha recibido Venezuela del presidente de EE.UU., Donald Trump, como podemos ver en el video sobre estas líneas.

Uno, sin embargo, que no se quiere poner muy-del lado de la constitución, es el propio Juancito Trucupey, quien – por alguna “extraña” razón – no termina de invocar el Numeral 11 del Artículo 187 de esa constitución que fue hecha para beneficiar a los sátrapas comunistas.

No era nada lo del ojo: ¡y lo llevaba en la mano!

Miami 9 de marzo de 2019
Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 289,728