II Carta Abierta a Donald Trump

Miami 26 de marzo de 2019

 

Mi querido Donald

La última carta que te envié el 17 de febrero de 2019 no me la respondiste.  Te perdono, porque sé que estás muy ocupado con tanto ajetreo.   Tus asesores de Logroño te deben tener atolondrado… y tú que le metes un poco al loco, como yo, estarás a punto de hacer crisis.

Ya, para la fecha, debes saber que te han puesto a hacer papel de “pendejo”.  No sé cómo se dice “pendejo” en inglés… creo que se dice “pendejation”, pero no estoy seguro.  “Hacer papel de pendejo” se podría traducir de la siguiente manera: “making a pendejation paper”… digo yo.  Mientras tenías “todas las opciones sobre la mesa”, los “bolos” (así les llamábamos en Cuba a los rusos… o “soviéticos”), se te colaron en Venezuela por la puerta de atrás, dejando a Bolton, Pompeo, Abrams y Pence como “pajaritos en grama”… “as birds in grass”; preguntándose qué fue lo que pasó.

El Bueno, El Feo y El Malo

 

 

En 1966 se estrenó un Spaghetti Western (Il buono, il brutto, il cattivo) que en tu idioma se llamó “The good, the bad and the ugly” (“El bueno, el feo y el malo”).  Tú tenías unos 20 años entonces, así que te debes acordar.  En una de mis escenas favoritas, estaba “el feo” bañándose en una tina y se le presentó un sicario que venía a matarlo… pero antes de disparar, comenzó a darle un “speech” (un discurso), el cual fue interrumpido por el disparo certero “del feo”, quien sacó la pistola que tenía colgada al cuello y lo mató… al tiempo en que le dijo al muerto: “if you are going to shoot, shoot: don’t talk!”  (“Si vas a disparar, dispara: ¡no hables!”)… y eso fue lo que hicieron tus asesores: ¡hablaron demasiada mierda!

 

 

El Bolton salió con el cuento de los 5mil soldados para Colombia… no sabemos para qué.  Luego se cansaron de decir que tenían todas las opciones sobre la mesa: ¡bien!  Sin embargo, los rusos no dijeron ni “het” (no)… y un buen día aterrizaron en Venezuela con 900 combatientes y cualquier cantidad de toneladas de “algo” que todavía no sabemos qué era.

Mientras tú hablabas en contra del socialismo, Guaidó, Zambrano… Stalin González y, entre muchos otros, Carlos Vecchio, se reunían con socialistas, tanto de EE.UU., como de otras latitudes.  Una vez más, “you were making a pendejation paper”.

Tú eres extraordinario haciendo torres, hoteles… edificios.  Hace unos años, La Guarimbera Mayor y yo nos alojamos en el impresionante castillo-hotel que abriste en Washington DC: ¡una maravilla!

 

 

Pero en materia de narcocastro-estalinismo internacional, tienes mucha deficiencia… estás más pelado que rodilla de chivo.  Estoy más que seguro que ese no es tu fuerte.  En tal sentido, no calculaste que Maduro, siguiendo instrucciones de los Castro desde Guanabacoa (Guanabacoa queda en Cuba), no dejaría entrar ni una curita de las toneladas de “ayuda humanitaria” que enviaste a Cúcuta.  Una vez más, “you made a pendejation paper”.

Mientras tú gastas saliva hablando pestes sobre el socialismo, esos que tú piensas colocar en la “Nueva Venezuela”, promueven el socialismo… “and you keep on making a pendejation paper”.

Ahora el panorama se complicó, porque los militares “bolos” entraron en Venezuela sin necesidad de que Maduro invocara el numeral 11 del fulano Art. 187 y Pompeo declaró que no lo iba a permitir.  ¿Que no lo iba a permitir? ¡Si ya lo permitió!  Los bolos ya invadieron Venezuela y detrás de ese pequeño grupo, vendrán más: ¡muchos más!

Pero Donald, mi hermanito, no sé si te han dicho cuál es la macoyita con Venezuela.  Es cierto que ese país tiene las mayores reservas de petróleo del planeta Tierra y las mayores reserva de gas natural, que – por cierto – el Clan Bush explota sin mayores tormentos.  Sin embargo, Venezuela es un país tan, pero tan rico, que dejaria turulato al más pintado.  Mira esto:

 

 

Venezuela es uno de los pocos países del globo terraque con cantidades importantes de coltán.  El petróleo y el gas, se los podrían regalar a las hermanitas de la Caridad del Cobre en Guanabacoa, una orden de monjitas que son castristas, marxistas, leninistas, comunistas e HDLGP; orden fundada – por cierto – a raíz de la visita del “santo padre”, Juan Pablo II, a Cuba en enero de 1998… a rendirle pleitesía a tremendo genocida ateo… ¡en fin!

Donald… ¿tú de verdad creíste que los rusos, los chinos, los iraníes, los turcos y los cubanos (entre otros), iban a abadonar esa manguangua porque John Bolton y Elliott Abrams dijeran que tenían todas las opciones sobre la mesa?  Hermanito… ¡no dejen que te mamen gallo! (Don’t let them suck your rooster!)

El macao…!!!

 

 

En Cuba había (y debe serguir habiendo) un molusco que tenía una terribles tenazas.  Le llamábamos “macao”.  Si un macao te “atenazaba”, tenías que meterle fuego por el culo para que abriera sus tenazas.  Bueno… así es con el narcocastro-estalinismo: ¡tienen que meterle fuego por ese culo para que deje a Venezuela!  ¡Pero fuego parejo!  No con el cuento del block de Bolton con los fulanos 5mil soldaditos para Colombia.  Eso no funciona, Donald.  Hay que darle fuego a la lata hasta que suelte el fondo.  De lo contrario, seguirás haciendo papel de pendejo… “you will continue to make the pendejation paper”.

Por cierto… y ya para despedirme de ti, quisiera que te tradujeran el artículo 25 de la “Ley de Estatuto que Rige la Transición a la Democracia para Restablecer la Vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”. Yo guardé una copia del principal artículo de ese mamotreto, firmado – por cierto – por Juancito Guaidó; el Art. 25 que dice:

 

 

Eso es todo por ahora, Donald.  Anoche conversé largo rato con Joe Carollo, tu amigo, quien me pidió que te enviara saludos.  Tú sabes que él te aprecia mucho.

Un abrazo a todos por allá, tanto en Washington DC como por New York, de tu amigo que no te olvida,

 

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 399,714