Kamárinskaya con Guaguancó…!!!

 

26 Mar, 2019  Señores: ¡se trancó el juego!  Los rusos ya entraron, militarmente, en Venezuela.  Mientras “la oposición” comía de lo que pica el pollo, los rusos se dejaron de pendejadas y se asentaron, MILITARMENTE, en Venezuela.  ¿Y ahora?  Pompeo dice que EE.UU., no lo va a permitir: ¡pero ya lo permitieron!

El 20 de mayo del año 2000, Fidel Castro Ruz cerró su discurso en la fulana Asamblea Nacional Bolivariana de Venezuela con una sentencia que para la inmensa mayoría de los venezolanos (incluyendo a analistas – de Logroño – periodistas, políticos y demás “bichos de uña”), se perdió en la parafernalia de la retórica, pero para aquellos que conocíamos cómo era que se estaba batiendo el cobre en Cuba… y cómo se sigue batiendo ese cobre, era una verdadera AMENAZA.  Dijo: “para que subsista la Revolución Cubana, tiene que subsistir la Revolución Bolivariana”.  En tres platos, Fidel le advertía al mundo que Cuba, sin desangrar, depredar y destruir a Venezuela, no podía subsistir.  ¡Así de sencilla era la guarandinga entonces… y lo es hoy!

El 16 de febrero de este año (2019), publicamos en nuestro portal una entrevista que le hiciéramos al Dr. Rodolfo Moreno, ex consultor jurídico de PDVSA, fundador de UNAPETROL, exiliado en EE.UU. desde el año 2005.  Fue el Dr. Moreno, en su función de consultor jurídico de PDVSA, a quien le tocó revisar – jurídicamente – el acuerdo entre Venezuela y Cuba en materia petrolera.  El acuerdo obligaba a Venezuela a enviarles a los Castro, algo así como 100mil barriles de petróleos DIARIOS…!!!   Durante el lapso en que el Dr. Moreno estuvo al frente de la consultoría jurídica de PDVSA, los Castro no le pagaron a Venezuela un solo centavo. Peor aún: los cubanos no tenían la capacidad para almacenar tanto petróleo que los Castro recibían – gratuitamente – de Venezuela; en consecuencia… gran parte de esos cientos de miles de barriles de petróleo que diariamente recibían de “la colonia”, los Castro lo transbordaban en altamar y lo colocaban en el mercado negro mundial… ¡y lo mismo hacía Chávez con Daniel Ortega!

En tal sentido, los Castro no solamente resolvieron su problema energético, recibiendo crudo gratuito de “la colonia”: ¡tenían un suculento negocio colocando el excedente de lo que Cuba no necesitaba, en el mercado negro petrolero!  ¡No digo yo si Cuba necesita de Venezuela para subsistir!

¿Entonces?  ¿Dónde estamos?  Estamos en una encrucijada tremendamente peligrosa.  Los Castro tendrán que defender “la colonia” como gata parida… ¡como gata boca arriba!  Tendrán que seguir comiendo cochino del bueno: ¡so pena de morir arponeados!  Para ponerlo en términos más crudos… si los Castro se quedan sin el petróleo que reciben de “la colonia”: ¡se generaría una ola de canibalismo en la isla, imposible de controlar!  Es ahí cuando pudieran poner en marcha el temido “Plan Hatuey”.

Habría, sin embargo, una opción intermedia: ¡la sublevación cívica del pueblo!  Pero esa sublevación tendría que ser de manera GENERALIZADA (todos a la vez) y SOSTENIDA (hasta que recuperen a Venezuela).  ¿Qué es una solución u opción cruenta?  ¡Lo es… y mucho!  Han perdido mucho tiempo votando y marchando.  Ninguna de las opciones para liberar a Venezuela será, como dice Juancito Trucupey, pacífica, democrática y constitucional.  ¡Vayan entendiendo eso!

A mis lectores y seguidores les consta que llevó desde el año 2003 promoviendo la opción de la sublevación cívica, activa, GENERALIZADA y SOSTENIDA, a través de la estrategia de “La Guarimba” bien hecha.  Pero el grueso del pueblo prefirió “coger mangos bajitos”, por la vía electoral, marchando y comiendo mierda pareja.  ¡Ahí tienen el resultado!  Ahora van a tener que comer el polvo sin aderezo alguno.

¿Y de verdad-verdad que Juancito Trucupey creía que iba a liberar a Venezuela de los Castro, de los rusos, de los chinos, de los turcos, de las FARC, del ELN, del Hezbollah, ISIS y del narcotráfico montado en una tarima, hablando pendejadas en sus “cabildos abiertos” con una chorrera de pendejos atrás marchando?  Noooooo… mis “compadres”.  ¡Ese animal no existe!

Muchos dicen que Jesús no existió… que es puro “cuento-chino”.  Puede que sí, puede que no.  Pero lo interesante son las enseñanzas de vida que uno percibe de la Biblia.  Entre los versículo 2do y 3ro del capítulo 16 del libro de Mateo, presentado en cualquier cantidad de versiones, leemos lo siguiente: <<Pero respondiendo Él (Jesús), les dijo (a sus discípulos, a los fariseos y saduceos):  al caer la tarde decís: “hará buen tiempo, porque el cielo está rojizo”. Y por la mañana: “hoy habrá tempestad, porque el cielo está rojizo y amenazador”. ¿Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no podéis discernir las señales de los tiempos?>>

Jesús – supuestamente – se estaba refiriendo al “fin de los tiempos”, que para muchos era “el fin del mundo”.  Les relacionó a sus oyentes una serie de eventos que acontecerían ANTES DE QUE CULMINARA AQUELLA GENERACIÓN.  Bueno… en verdad no sucedió mucho.  Hay quienes acusan a Jesús de haber sido un “falso profeta”, porque “el fin de los tiempos” (¿el fin del mundo?), evidentemente, no aconteció.  Pero Jesús, según cuenta la Biblia, se molestaba con sus apóstoles y demás seguidores u oyentes, porque sabían discernir los cambios atmosféricos y no podían “pronosticar” lo que le venía encima a la humanidad.

Bueno… más o menos eso es lo que les puedo decir a aquellos que hoy me leen.  La “cosa” está más que “peluda”, más que “fea” y Uds. creyendo que lo que carga el burro entre sus patas trasera es una trompeta de goma maciza, simplemente porque Trucupey, con una sonrisa de oreja a oreja, alega que “van bien”… cuando ¡van requeté-mal!

Ya comenzó el “merequetengue”.  De aquí para adelante es apretando “aquello” ( el “chiquito”), porque lo que viene es guaguancó cubano con intervalos de kamárinskaya rusa.

 

Miami 26 de marzo de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 390,879