La Alegría de Tísico…!!!

La tisis es otra manera de llamarle a la tuberculosis pulmonar;  una enfermedad, que en una época, era mortal.  Cuando un tísico se curaba, se decía de él que había quedado “encartonado”… sabrá Dios por qué se referían así de los pobres individuos.

En Venezuela, cuando una persona mostraba una “felicidad infundada”, una gran esperanza utópica, se decía que estaba experimentando la “alegría de tísico”, un refrán muy venezolano que jamás escuché en boca de mi adorada y recordada Abuela Carmelina, QEPD.

El video que arriba les he publicado a mis lectores, seguidores y detractores, muestra esa “alegría de tísico” en un pobre infeliz quien – según el video – había estado TRES DÍAS para echar (sin H) gasolina en la Venezuela petrolera.  Al final, cuando pudo echarle nafta a su vehículo, sintió una gran alegría y lo manifestó, pública y ridículamente, bailando al son de una música que, supongo, salió del radio de su carro.

El venezolano hace de su desgracia un chiste… y mientras persistan en esa práctica y costumbre, los niños seguirán muriéndose de desnutrición en los destartalados hospitales… los ancianos seguirán muriendo por falta de medicamentos y el régimen seguirá engordando con suprema alegría, impunidad y seguridad.

Quise dedicarle mi escrito de hoy a este “fenómeno”, porque evidencia – claramente y si lugar a la menor duda – los efectos del castro-estalinismo internacional.

No crean Uds. ni por un microsegundo, que el castro-estalinismo es un “sistema” fracasado: ¡todo lo contrario!  Cuando escucho a analistas políticos y demás yerberos asegurar que el comunismo o el castrismo son sistemas fracasados, monto en cólera: ¡son sistemas altamente exitosos… y lo demuestra, en parte, el video de arriba!

El objetivo de otros sistemas, supuestamente, es darle la mayor cantidad de seguridad y de felicidad a la ciudadanía.  Ir mejorando la educación, la infraestructura nacional… los servicios públicos, la seguridad ciudadana y, sobre todo, la calidad de vida de sus habitantes.

En la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, redactada el 4 de julio de 1776, leemos lo siguiente: “Sostenemos como evidentes estas verdades: que los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”

El sistema castro-estalinista evita, sistemáticamente, que sus ciudadanos encuentren la felicidad y, en consecuencia, ejercen una sistemática estrategia tendiente a generar infelicidad.  El castro-estalinismo está diseñado para que la ciudadanía se levante, todos los días, para buscar el hueso con el cual le hará el caldo aguado a su familia todas las noches.  Luego de mucho trajinar en las calles, buscando ese hueso, cuando por fin lo encuentra: ¡brota un estallido de alegría!  ¡La alegría de tísico!

Los venezolanos lo han podido comprobar mil millones de veces.  Cuando les quitan la luz por varios días y ésta regresa: ¡sienten una profunda felicidad y todos aplauden!  Cuando llevan semanas sin gas y tienen que cocinar como en la Edad de Piedra.., y logran conseguir una bombonita: ¡estallan de alegría!

Cuando después de calarse una cola de tres días para echarle 20 piches litros de gasolina a su carro: ¡la alegría es superlativa!  Y así los tienen, de alegría en alegría.

El objetivo del castro-estalinismo internacional es lograr la permanencia eterna en el poder de la cúpula gobernante: ¡no es otro!  En tal sentido, es un sistema ALTAMENTE EXITOSO. Si Uds. quisieran ser tiranos vitalicios, la recomendación es que se afilien a la franquicia del castro-estalinismo internacional… ¡y tendrán todo el éxito del mundo!

Sobrevivir en Venezuela… que no los mate el hampa, ni mueran por falta de medicina o de alimentos, es un motivo para agradecerle a Dios los favores recibidos.  Estar preso en Venezuela y pasar un día sin ser torturado, hace muy feliz al desgraciado.  Es decir, el sistema te quita… te oprime y subyuga y cuando “te da algo”: te hace feliz… ¡por un ratico!

Juancito Trucupey forma parte de esa estrategia.  Cuando – por su cuenta – se declaró “presidente encargado de Logroño”, que no era presidente ni era un coño, millones de venezolanos sintieron la “alegría de tísico”.  Poco a poco, los venezolanos se han venido dando cuenta que el engaño fue programado desde Guanabacoa y que Trucupey ha venido formando parte de ese programado engaño.

ESTATUTO DE TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA PARA RESTABLECER LA VIGENCIA DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

 

¡¡¡ No dejen de leer el Art. 25 del Estatuto de Transición a la Democracia…!!!

 

 

Pasarán más de mil años… muchos más y los venezolanos, como los cubanos, nicaragüenses y angolanos (por ahora), vivirán fugaces momentos de alegría: ¡de alegría de tísico!

 

Miami 13 de julio de 2019

Robert Alonso

Biografía

Artículos publicados en este portal

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 690,007