La Justicia Divina…!!!

Dios es muy grande y quien la hace: ¡la paga!  Soy de los que creen que todo lo malo que uno ha hecho en esta vida: ¡se paga en esta vida!  Después de muerto, quién sabe qué nos espera.  Según El Gran Combo de Puerto Rico: “después de muerto… ¡no se puede gozar!  Por analogía, pudiéramos pensar que tampoco se puede sufrir.  Lo malo se paga aquí… mientras uno tenga memoria… mientras exista la posibilidad del sufrimiento.

La periodista palangrista, Berenice Gómez, alias “La Bicha”, pudiera estar pagando sus pecados, aquí mismo… en la Tierra y más concretamente en Bogotá: Colombia, donde alega que está “exiliada”.

Mucho daño nos hizo a mi familia y a mí.  No que me alegre de sus sufrimientos: ¡no!   Pero es un buen momento para recordarles a muchos el mucho daño que nos hizo, por allá… por el mes de mayo del año 2004.   Quienes me seguían, entonces, en “Noticiero Digital”, podrán acordarse de mis denuncias en contra de esta periodista sinvergüenza, que hoy está sentenciada a muerte por un cáncer de endometrio, grado 4… mientras se encuentra en Colombia, sin un familiar a su lado y pidiendo que le resuelvan el sufrimiento a través de una cuenta de “GoFundMe”.  Aparentemente su hija, Mariana Santacruz, no puede estar a su lado, pero tiene el aliciente de contar con amistades, como su colega Charito Rojas (@CharitoRojasP), quien ha hecho campaña en su favor… y de un periodista argentino llamado Eduardo Coronelli, a quien lo conocerán en su casa y lo llamarán de “”.

La historia

 

Les cuento lo que ya he contado en no pocas ocasiones.

Corrían los últimos días del mes de febrero del año 2004.  A través de mi red de lectores (unos 70mil para entonces), vía emails, logré propagar la estrategia de “La Guarimba”, ampliamente explicada en uno de los capítulos de mi libro – “Cómo se Perdió Venezuela” – la cual reventó el 27 de febrero de aquel año.  Tres días antes, Globovisión me pidió que apareciera en el entonces-prestigioso programa – “Grado 33” – y les sugiriera a los venezolanos que se sublevaran de una manera ACTIVA, GENERALIZADA y SOSTENIDA.

En efecto.  El 27 de febrero, a las 6 en punto de la tarde: ¡reventó la primera “Guarimba”!  Luego vendrían dos más: en febrero de 2014 y a mediados del año 2017.  Todas fueron exitosas… pero neutralizadas por LA FALSA OPOSICIÓN a través del engaño y del “diálogo”.  La primera traición estuvo en las manos del hoy-difunto Pompeyo Márquez, (un eterno comunista muy amigo de María Corina Machado, por cierto) quien el 7 de marzo de 2004, a las 12 y 16 minutos del mediodía, salió en cadena nacional para anunciar que ya se habían logrados los “objetivos” (GRACIAS A LA GUARIMBA).  Según Pompeyo, esos “objetivos” eran sentar en la mesa de “negociaciones” al “gobierno” (yo le llamé siempre “régimen”), para discutir los términos del “Referéndum Revocatorio”.  Es de hacer notar que nuestro “objetivo” no era otro que el de LIBERAR A VENEZUELA DEL NARCOCASTRO-ESTALINISMO INTERNACIONAL.

Chávez, como recordarán, a mediados de febrero de aquel año, aseguró que no habría tal “referéndum”.  “La Guarimba” lo hizo retroceder… por un ratico.  Se sentó en la mesa de “negociaciones” con la “Coordinadora Democrática” (la MUD de entonces) y el 15 de agosto, de aquel mismo año, se dieron los comicios que, luego de trampearlo con la ayuda de un fulano llamado Félix Arroyo (quien infló el padrón electoral de entonces para hacer posible el DESCARADO FRAUDE y que luego fue nombrado el segundo a bordo de la “Comisión Técnica” de la MUD) logró Chávez “salir airoso”.

A raíz de aquel MEGA-FRAUDE, que fue posible con la NECESARIA AYUDA de la FALSA OPOSICIÓN, se publicaron varios informes técnicos, en los cuales se probaron – MÁS ALLÁ DE TODA DUDA – que los resultados de aquella consulta del 15 de agosto, fueron FRAUDULENTOS:

INFORME TÉCNICO DEL RRP

ESTUDIO DE LA U.C.V.

La traición de la Coordinadora Democrática

 

Pompeyo Márquez, (que Dios lo tenga penando eternamente en las pailas del infierno), logró neutralizar “La Guarimba”, como ya les he dicho, pero el régimen desató una cacería infrahumana en mi contra.  Mi hogar – “La Finca Daktari” – en las cercanías del pueblo de El Hatillo (en Caracas), fue allanada varias veces y posteriormente, el 9 de mayo de 2004, convertida en polvo y escombro, masacrando en ella a más de 30 seres humanos (incluido nuestros dos hijos de crianza de 12 y 10 años y cualquier cantidad de animales).

El mismo 7 de marzo, Patricia Poleo me había invitado a un programa especial (de 4 horas) en la radio y estando ahí con ella, me informaron que un comando de la DISIP (hoy SEBÍN), había salido para capturarme.  En ese momento comenzó mi fuga, que pueden conocer, con lujos de detalle, si visitan el capítulo del libro arriba mencionado.

El régimen me buscaba “debajo de las piedras”.  Nuestro hogar fue allanado CUATRO VECES y en él hubieron podido encontrar evidencias que comprometían a varios grupos VERDADERAMENTE OPOSITORES, entre ellos a un importante sector del estamento militar ACTIVO.

Luego de un mes tratando de escapar de Venezuela, llegué –  ¡por fin! – a Miami.  Para aliviar los allanamientos en nuestro hogar, “La Finca Daktari”, decidí hacer contacto con el semanario “El Venezolano” en Miami y darle una entrevista a José Hernández, el cachanchán (“cachifo”) del entonces propietario de la publicación, Oswaldo Muñoz.

 

 

La idea era que el régimen dejara de buscarme en Venezuela.  Pero al llamar a Hernández, delaté mi “concha” (mi refugio) en una urbanización muy privada de Doral, (ciudad satélite de Miami).  Al día siguiente me llamó mi hermano desde Venezuela y me preguntó si yo estaba enconchado (refugiado) en tal y más cuál dirección, incluyendo el “zip code”.  Le pregunté cómo sabía tal cosa y me respondió que la información había salido en la columna que Berenice Gómez, alias “La Bicha”, tenía en el diario (pro-chavista) “Últimas Noticias”, dirigido por el COMUNISTA Eleazar Díaz Rangel

“La Bicha” era una ficha del periodista COMUNISTA, apátrida y traidor, Eleazar Díaz Rangel, director de Últimas Noticias, quien falleciera hace unos días: el 24 de abril de 2019 a la edad de 87 años.

En mi cuenta bancaria me quedaban unos $ 150.  Mi esposa y mis dos hijos menores vivían con un tío de ella y no nos habíamos visto por cuestiones de seguridad.  Rompiendo las reglas, le sugerí una reunión personal para explicarle qué estaba sucediendo.  Un matrimonio amigo conformado por Stefano y Lou Pagani, me vinieron a buscar de urgencia y me instalaron en su casa, mientras tomaba una decisión.

Al día siguiente me entrevisté con el famoso abogado – Kendal Coffey – quien había sido el fiscal general de La Florida durante la administración Clinton y me recomendó que me perdiera del mapa… que me fuera al lugar más lejano posible y que lo hiciera ANTES de que los federales comenzaran a buscarme, porque si era solicitado y cruzaba la frontera de un estado, cometería un delito federal: ¡palabras mayores!

 

 

Un gran amigo de la infancia en Cuba – Pablo Alcázar – logró pagar los boletos de avión desde Miami a Seattle, al otro extremo de Estados Unidos, donde vivía mi “familia americana”, con la que viví 7 años mientras estudiaba parte de mi bachillerato (high school) y universidad.

Para no comprometer a mi “familia americana”, decidí instalarme con mi esposa Siomi y mis dos hijos de 12 y 10 años en un granero de un pueblito llamado “Deer Park”, cercano a la ciudad de Spokane, a unas 5 horas por carretera de Seattle, donde había estudiado y tenía muchos amigos.  Allí nos quedamos durante poco más de un mes.

Corría el mes de mayo y todavía hacía un frío que pelaba.  Se nos agotó la comida y durante más de una semana, para mitigar el hambre, tuvimos que calentar agua y pensar que estábamos tomando sopa.  Fue terrible.  Además, durante todo ese tiempo no sabíamos si sería capturado y extraditado a Venezuela.  De hecho, meses más tarde – en octubre de 2004 – el régimen me solicitó en extradición.

Estando en aquel granero, recibí una llamada del abogado Coffey donde me aseguraba que ya podía regresar a Miami, puesto que un juez federal (de inmigración), había sentado jurisprudencia con el caso de Luis Posada Carriles, alegando que nadie podía ser extraditado a Venezuela, en función del Artículo 3ro de la “Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Denigrantes”.

Los momentos más aterradores de mi vida los viví, junto a mi familia, durante aquellos días que pasamos en aquel granero del estado de Washington, sin saber qué podría ser de mí y de mi familia inmediata.  De hecho, antes de viajar al noroeste estadounidense, busqué ayuda a la congresista federal, Ileana Ros-Lehtinen quien me dijo que no me podía ayudar, porque yo no pertenecía a su jurisdicción, ya que me estaba quedando (en Doral, Florida).

Mis hijos quedaron traumatizados.  Uno de ellos, el menor, se despertaba por las noches emitiendo gritos infrahumanos, soñando con la captura de su padre y su eventual fusilamiento.  Sabía que yo tenía una orden de fusilamiento en Cuba.  Pasaron muchos años de terapia antes de que ambos niños cerraran ese capítulo de horror, terror y de estrés post-traumático.  ¡Todo gracias a la fulana Berenice Gómez, alias “La Bicha”.

Ahora tal vez Dios le esté cobrando a esta señora todo el mal que debe haber hecho en su vida… y sobre todo, en su vida de periodista al servicio de “la revolución”.  Hoy se muestra muy “patriota” y – CON TODA RAZÓN – acusa a esa FALSA OPOSICIÓN a la cual pertenecen el infausto Juan Guaidó y el resto de su camarilla.  Pero no olvidemos que fue una incondicional de Eleazar Díaz Rangel, cuando estaba asalariada por el diario Últimas Noticias y trabajaba para aquellos que entregaron Venezuela en las garras de los cubanos castristas, para ser depredada y totalmente destruida por los Castro.

Después de todo, en el año 2004 yo estaba luchando por liberar a Venezuela del horror que vino después.  No tuve mucho apoyo.  Fui un PIONERO de la lucha.  La Coordinadora Democrática, de entonces, dejó claro que yo no tenía absolutamente nada que ver con ella… lo cual era totalmente cierto: ¡a Dios gracias!

Hoy “La Bicha” pide limosna para poder ingerir proteínas… a pesar de que sus días en este mundo están contados con los dedos de la mano de un mocho.  Yo intenté luchar por SU Venezuela (que no era la mía) y de haber logrado la libertad de ese país, tal vez su tío no hubiera tenido que morir de la manera tan horrenda como asegura ella que murió… ni su hermana hubiera tenido que morir por falta de medicamentos: ¡y su madre hoy estuviera viva para atenderla en sus últimos momentos de vida!

Por cierto… un día estaba desayunando en el restaurante Versalles de Miami y vi entrar a Patricia Poleo en compañía de José Hernández, el “SAPO COPERANTE” que le vendió mi paradero a “La Bicha”.  Me levanté de mi mesa y le formé SOBERANO PEO al “mal-nacido” de Hernández.  De haber estado en Venezuela, le hubiera caído a patadas por ese rabo… pero en EE.UU. esas cosas no se pueden hacer: ¡y me contuve!

Hoy “La Bicha” se muere.  Jamás nos ha pedido disculpas por el daño que nos ocasionó.  Tal vez después de leer este artículo se anime y busque un poco de paz antes de presentarse al Creador.  Si me ofrece disculpas, con el mayor gusto las aceptaría y tuviera ella un cargo de conciencia menos: al momento de dejar su vida carnal.

Miami 5 de mayo de 2019

Robert Alonso

Biografia

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 440,316