¡ No están todos los que son !

El escenario mundial en el campo de la política, de lo económico y de lo social es tremendamente dinámico: ¡impredecible! Es ahí cuando recuerdo, nuevamente, a mi adorada Abuela Carmelina, QEPD, quien solía advertir: “esta vida es un relajo en forma de gallinero y aquellos que suben primero, se cagan en los de abajo. Pero si se sube un pavo, de peso no muy ligero, pueda que se rompa el gajo y entonces, se van al carajo: ¡aquellos que subieron primero!

¿Quién les iba a decir a los 7 millones y tantos de cubanos, que la “Crisis de Octubre” (o la “Crisis de los Misiles”) del año 1962, iba terminar atornillando a los Castro en el poder en la isla de Cuba?  Esto quiere decir, como decía Yogi Berra, que “el juego no se acaba: ¡hasta que no se termine!” “Una cosa es lo que piensa (o desea) el borracho y otra cosa, muy distinta: ¡lo que piensa el bodeguero!”  No hay que bajar la guardia, porque esto, posiblemente, no sea – siquiera – el principio del fin.

Según mi percepción empírica, el ÚNICO que está montadito en la olla es el fulanito “mayor generalCliver Alcalá Cordones, a quien – según parece – ya las autoridades colombianas le han echado el guante y, lo más probable sea que lo deporten, en las próximas horas, al Imperio Mesmo. ¿Será Clíver, el Arnaldo Ochoa de Cuba? ¡No lo pongan en duda!  Esta nueva telenovela, en el medio de la mayor crisis económica y de salud mundial que atraviesa el Planeta Tierra con el coronavirus (Covit 19), podría terminar con un “corolín, corolao… este cuento se ha acabao y el que no se levante: ¡se queda pegao!

La Entrevista

Al muy rolitranco del “mayor general”, no se le ocurrió algo más fructífero que darle una entrevista al connotado periodista colombiano, Julio Sánchez Cristo, principal figura de la cadena W Radio Colombia, muy reconocido – y respetado – a nivel del mundo hispano-parlante, figura importante del Grupo Prisa de España, que transmite para muchos países. Por ahí, comenzó mal el tal Clíver.

Como podrán escuchar en la mencionada entrevista, la cual he publicado arriba, este “mayor general” (a quien yo no contrataría ni de portero-guardia de mi empresa) se fue de lengua, entre pausas y tartamudeo.  Si lo que le dijo al amigo Julio lo repite ante un tribunal en EE.UU., se terminaría muriendo mil veces en una fría celda de una prisión federal estadounidense y no lo salvaría ni “Mambarito”.  Por cierto: ¿cuánto le costará a Clíver su defensa legal en EEUU y quién pagará los honorarios de sus abogados? Por más “mayor general” que lo haya nombrado el Sátrapa de Sabaneta, a quien él venera, los más altos oficiales del chavismo no ganaban (lícitamente), mensualmente, más de $ 400 dólares. ¿Entonces?

Los 26 fusiles los recibiría un tal “Pantera” y serían distribuidos entre unos 90 oficiales “rebeldes” que ya se habían cuadrado con Alcalá… según él mismo. Entre la fuerza de oficiales con la que contaba Alcalá Cordones, estaban los oficiales que cruzaron la frontera con Colombia, en aquel cuento del “Sí o Sí” y que fueron abandonados – olímpicamente – por Guaidó y que – según dicen – hoy están pasando hambre en la “Hermana República”.

48 horitas antes de exportar las armas a Venezuela, a Clíver se le ocurrió participarles a las autoridades colombianas de la “Operación Relámpago”. ¿Qué hicieron esas autoridades colombianas al enterarse del plan de Clíver? Eso está por verse, por supuesto.

Muy interesante la confesión de Alcalá en cuanto a que Juancito Guaidó, junto a JJ Rendón y un grupo de “¿asesores?” estadounidenses, firmaron el contrato de compra de los 26 fusiles.  ¿Ante quienes firmaron ese contrato?  ¿Ante El Cartel de La Guajira? De eso hablaré más adelante.   ¡Pónganse cómodos porque este informe será largo!  Cabe recalcar, por ahora, que el propio Clíver Alcalá Cordones asegura tener copia de ese “contrato”. Veremos a ver… ¡pa’ver!

El pobre goajiro colombiano a quien le confiaron el “paquete”, según Clíver: ¡no sabía un carajo! ¿Será el único colombiano que nace pendejo y no se muere antes de la media hora de haber visto la luz?  ¿Será que el pobre goajiro pensaba que lo que estaba transportando al tal “Pantera” era droga? Nooooo…! No solamente el goajiro no sabía un carajo: ¡tampoco sabía del contenido del “embarque” una tal “YasidÁlvarez, quien según Alcalá fue la que le entregó los corotos al pobre goajiro, quien, suponemos terminará hablando hasta por los codos.  Le darán un palo para que hable y mil palos para que deje de hablar.

Según Clíver, “el gobierno interino” (léase Juancito Trucupey), fue quien financió la operación.  En eso uno de los “asesores” gringos de Guaidó, llamó por teléfono a Clíver y la interesante entrevista fue interrumpida por el lapso de unos 15 minutos. La confusión era terrible entre los entrevistadores, pero sirvió para que el equipo de periodistas hiciera sus comentarios. Esa parte vale todos los reales del mundo. Me imagino al jurado deliberando como deliberaron los periodistas colombianos mientras el “mayor general” hablaba con el supuesto “asesor” gringo.

Regresó Clíver y volvió a prender el ventilador. Implicó a “Santa Luisa Ortega” (otra connotada “chavista originaria”) en la conspiración… y atacó al narcotráfico, pero ya importantes narcotraficantes llevaban rato echándole paja a Alcalá, porque éste parece que los dejaba fuera de los negocios: ¡como las guayaberas!

Walid Makled

Walid Makled García, nacido en Tinaco (estado Cojedes, en Venezuela), alias “El Turco” o “El Árabe” era un empresario venezolano, nacido con alpargatas y de origen sirio muy modesto.  Gracias a sus mañas, en el narcotráfico, terminó siendo dueño de la aerolínea Aeropostal, una de las más grandes del país.   Fue, también, dueño de la empresa Transgar, una firma aduanera y de transporte terrestre, así como de la concesión del puerto de Puerto Cabello, el cual él mismo reconoció haberlo obtenido gracias a sobornos realizados a altos funcionarios de gobierno, entre ellos a Luis Felipe Acosta Carlez, gobernador del Estado Carabobo en ese momento, mejor conocido como “El General Eructo“.  Por cierto: ¿qué será de su vida?

Makled fue capturado en Colombia a principios de 2011, fue extraditado a Venezuela por estar implicado en casos de narcotráfico, asesinatos y lavado de dinero. Para el momento de su captura, estaba considerado como uno de los 5 narcotraficantes más buscados y peligrosos del mundo.  En una entrevista a la cadena Univisión, Walid Makled aseguró haber amasado una fortuna superior a los 1.200 millones de dólares, gracias a los negocios que hizo mediante sobornos a generales de la Fuerza Armada y funcionarios del gobierno venezolano, entre ellos: ¡Cliver Alcalá Cordones!

Todo esto sucedió, hace “siglos”, en las propias narices de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de América. ¿Por qué no hicieron absolutamente nada y esperaron hasta hoy, en el medio de una pandemia, para soltar la bomba?

Alguna “culebra” tuvieron Clíver y Walid, para que éste último jurara venganza de una manera tan pertinaz. Nada extraño entre mafiosos. Recordemos que el propio General Raúl Isaías Baduel cayó en desgracia cuando incumplió los acuerdos con sus socios, luego de un mil-millonario negocio ilícito con unas reses que él metió en su hato, cercano al “Manchado” y a la ciudad de Valle de La Pascua, en el estado Guárico.

Alias “Popeye”

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”, otro HDLGP, quien falleciera el pasado mes de febrero de este mismo año (2020), se refirió de narcotraficante al “general mayor”, Cliver Alcalá Cordones. “Popeye” ya sabía que entre Clíver y Diosdado Cabello, también existía una “culebra”, que no es otra cosa que “malos entendidos” entre mafiosos.

El Chavismo Originario

Fidel Castro escogió a Hugo Chávez para catapultarlo a Miraflores. No hace falta que me extienda en ese sentido, pues sería “llover sobre mojado”. En el año 2006, Fidel fue operado quirúgicamente y quedó “turulato”.   Su sucesor “natural” sería, como era “lógico”, su hermano Raúl… pero Chávez advirtió que él no se subordinaría ante “La China”, el remoquete que desde La Sierra Maestra tenía Raúl Ruz… que no Castro.  Ahí mismo Chávez firmó su sentencia de muerte: le dio un cáncer similar al que sufrieron varios delfines que se le voltearon a Castro, como Agostinho Neto (de Angola), Michael Manley (de Jamaica), Forbes Burnham (de Guyana) y sabrá Dios cuántos más que no sabemos.

El ANORMALO a sustituir al Sátrapa de Sabaneta fue Nicolás Maduro Moros, un individuo que si se cae: ¡come yerba! Incondicional a Raúl.

Cuando “mueren” a Chávez, el 12 de diciembre de 2012, Maduro pasa a ser el representante oficial de los Castro y se le ordena una “movida de mata” entre los que hoy llamamos “chavistas originarios” (¿mencheviques, trotskistas?  Entre esos “chavistas originarios” se encontraba el “mayor generalClíver Alcalá Cordones. La lista es larga.

El “madurismo” controla a Venezuela y recluta a gran parte de la “oposición”, entre ellos: a Juancito Trucupey.

En la entrevista que hemos publicado arriba, vemos con qué respeto Clíver se refiere a su “comandante”. ¡Es chavista!

Entre los “chavistas originarios”, por cierto, está el hoy-preso “político”, General Miguel Rodríguez Torres, quien – por cierto – reclutó al hoy-difunto Oscar Pérez como uno de sus cuadros armados.  Por eso murió el pobre Oscar.  De haber triunfado el “Chavismo Originario”, tal vez Oscar Pérez hubiera sido el jefe de “La Tumba”… quién sabe.  ¿Una especie de Eliezer Otaiza?

Todo este “merequetengue” debería sacar a la luz pública muchísimas cosas, aunque supongo que otras serán borradas de la triste historia contemporánea de Venezuela, como es norma en el recuentro histórico desde que el mundo, “intelectual”, es mundo.

Por cierto… muchos hoy estarán pensando que Clíver era una pieza de Maduro para “echarle paja” (acusar) a Juan Guaidó. Yo no lo creo. Yo creo que Clíver, aprovechando la coyuntura, le está chalequeando la fachada de opositor a “nuestro” presidente interino.  Algo tendrá que suceder con Trucupey, porque después de todo esto, “la cosa” no puede quedar en el aire.  Ya que reventó el rolitranco de peo y que “la pelea pudiera ser peleando”, Guaidó tendría que ir más preso que El Conde de Montecristo. ¿Lo tocarán? ¿Saldrá ileso?

Defensor de la Constitución

En la entrevista, Clíver se vende como un defensor de la constitución y de los derechos humanos de los venezolanos, luego de haber jurado ante la bandera tricolor de ocho estrellas y del caballo cabalgando hacia el más rancio comunismo. Sin embargo, tenemos pruebas de que eso no es así.  Este video entre dos HDLGP, podemos demostrar que lo que menos defendía Clíver: ¡era la constitución, las leyes y los derechos humanos!

Connie Mack

En el año 2011, el congresista republicano de La Florida, Connie Mack, propuso incluir al régimen de los Castro en Venezuela en la lista de los países terroristas.

El periodista, patriota y ex diputado venezolano, Roger Vivas, quien para la fecha era “La Voz de la Poderosa” (estación de radio supuestamente-anti castrista), denunció a dos de los “caballitos de Troya” del régimen de Chávez que operaban (y siguen operando) en Miami, quienes pusieron el grito en el cielo cuando Connie Mack se lanzó con esa “maroma“: Alexis Ortiz y Pedro Mena.

Por cierto, cada vez que tanto Roger Vivas como quien suscribe, acusábamos a estos “caballitos de Troya” de la FALSA OPOSICIÓN, otros “caballitos (¿o caballitas?) de Troya” nos acusaban de ser una basura y miembros del G2 cubano.  Hoy, una de esas “caballitas”, vive (muy bien), acusando a “Raymundo y Todo El Mundo” de esa FALSA OPOSICIÓN, no sin antes haber defendido a unos de los financistas de haber financiado gran parte del desastre y destrucción de Venezuela.  ¿Cómo la ven Uds.?

Pero Ortiz y Mena no fueron los únicos “caballitos”. En Venezuela, protestaron – enérgicamente – Alberto Federico Ravell y el propio Marcel Granier. ¿Qué tal?

Tuvieron que pasar nueve años para que la inmensa mayoría de los venezolanos se regocijara con la medida… ¿o la sugerencia? de Jeff Burman, fiscal del Distrito Sur de Nueva York, de incluir al régimen de los Castro en Venezuela en la lista de países terroristas. Cómo se diría en inglés: “what took them so long?” (¿Por qué les llevó tanto tiempo?).

 

Conversación “intercepteda”

En el año 2012, recibimos una información interesante. Cliver Alcalá Cordones se había casado con Martha Alejandra González, la hija del primer capo del Cartel de La Goajira, quien fuera asesinado por una trifulca entre bandidos. En su lugar fue nombrado su hermano, Hermágoras González, quien tenía varias alias o remoquetes: “El Gordito González”, “El Negrito González”… entre unos cuantos más: ¡tío de Martha…!

 

 

Clíver Alcalá Cordones y su narco-esposa, Martha Alejandra González

 

El fulano Hermágoras fue detenido por las “autoridades” venezolanas en el Sur del Lago y sentenciado a un poco más de 15 años de prisión, sin embargo, los sobrinitos de la Cilia (“La Primera Combatiente”), aceptaron que fue con Hermágoras con quien cuadraron los embarques de cocaína por los que cayeron detenidos en Haití.  ¡Sabrá Dios dónde estará hoy el tal Hermágoras, por quien EE.UU. debería de ofrecer una recompensa de unos 100 millones de libras esterlinas, ya que el valor del dólar está en picada y caída franca.

Por cierto… y esto me parece significativo. El Cartel de La Guajira, entre otras cosas, trafica con armamento. Las fulanas armas que Clíver iba a pasar a Venezuela, iban a pasar por La Goajira. El que tenga neuronas: ¡que piense!

Aquel mismo año, 2012, recibimos la información – FIDEDIGNA – que Clíver Alcalá era el enlace entre “El Cartel de los Soles” y el “Cartel de La Goajira” y que había contraído matrimonio, como ya dije, con la sobrina (otrora hija del jefe de ese cartel), de Hermágoras González. Para denunciar ese matrimonio y para mandarle un mensaje al pueblo de Venezuela, se me ocurrió una “travesura comunicacional”. Cuál sería mi asombro cuando comencé a recibir cualquier cantidad de acusaciones de muchos de mis lectores, acusándome de ser agente del G2… porque, dentro de esa travesura, dije que la CIA había interceptado la llamada.  Ahí comencé a pensar que había muchos IMBÉCILOS, IMBÉCILAS, ANORMALOS y ANORMALAS dentro de un amplio sector del pueblo venezolano: ¡muchos no entendieron el mensaje!

Ley S1867

En diciembre de 2011, durante la administración del entonces-presidente Obama, el senado pasó (con el 100% de la aprobación), la Ley S1867, la cual le otorgaba potestad al presente de EE.UU. de apresar o de eliminar físicamente a cualquier ciudadano, estadounidense o no, si se tenía alguna presunción de que el sujeto en cuestión era terrorista. Para este proceso jurídico, no se necesitaba juicio alguno. No se necesitaba, siquiera, de mayores indicio. Era a la total discreción del presidente de EE.UU.

El narcotráfico está considerado como un crimen terrorista, en tal sentido, ya todos esos “indiciados” mencionados por la Fiscalía de Nueva York, (incluyendo al “general mayorClíver Alcalá Cordones), están sujetos a esa ley S1867.

En el video que les incluyo a continuación, vemos y escuchamos al respetado profesor de leyes, Jonathan Turley (profesor de derecho de la George Washington University), explicar – con lujo de detalles – la mencionada ley

Vamos a ver en qué queda la guarandinga.

La liberación de Venezuela tiene, necesariamente, que venir del pueblo.   La “solución” externa podría ser la excepción a la regla. No confundan la liberación de Panamá con la posible liberación de Venezuela.  Una implosión militar pudiera darse, como no… ¡y sería lo ideal!  Pero la solución tendrá que ser interna: ¡no externa!

Miami 27 de marzo de 2020

Robert Alonso

Recomendación – No dejen de ver “Y Así nos Va” del día de ayer, 26 de marzo de 2020.  Tiene datos interesantes.

Al cierre…!!!

Luego de publicar este trabajo, me llegó esta entrevista que le hicieran al periodista Casto Ocando.  De ser cierto lo que él está asegurando (“de buena fuente“), mañana mismo comienzo a hacer mis maletas para instalarme en mi pueblo favorito en Venezuela: Mucuchìes, en el estado Mérida.  No perderé un segundo.  Pondré todos mis activos a la venta y me voy pa’Mucuchìes, donde me compraré una cabaña y un caballo para pasear por sus laderas.  Ahora bien… si todo resulta ser un cuento-chino, Casto Ocando merecería ser incluido en la lista del Fiscal de Nueva York, por generar una impresionante depresión colectiva, porque si todo resulta ser un bluff, la moral y las esperanzas del pueblo venezolano jamás podrán recuperarse: ¡como sucedió en Cuba!

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 1,524,384