Plan de Negociación?

Por supuesto, debo insistir en mi percepción del radical y diametral cambio que ha experimentado el mundo (para bien o para mal) en las últimas décadas.  Por ejemplo, hoy los hombres se depilan como las mujeres y no por eso – supuestamente – han dejado de ser hombres.  En el mundo actual de la guerra y de la política, pareciera que el “fuerte”, es quien propone el diálogo: ¡la negociación!

En “mi época”, dialogar era un claro y evidente síntoma de debilidad.  Hoy, el “fuerte” propone el diálogo, la negociación… y el débil lo rechaza olímpicamente.

 

La Negociación

 

Si revisamos el extraordinario ensayo publicado por el recientemente-fallecido, Dr. Gene Sharp, “De la Dictadura a la Democracia” y comenzamos a leer a partir de la página 10, nos encontramos con unas apreciaciones muy interesantes sobre la faceta de las negociaciones dentro de una tiranía.  Veamos:

<<Los individuos o grupos que se oponen a una dictadura y se inclinan a las negociaciones, a menudo tienen buenos motivos para hacerlo. En especial, cuando una lucha armada ha continuado durante varios años contra una dictadura brutal sin una victoria final, es lógico que todas las personas, sin importar su filiación política, deseen la paz. Es probable que los demócratas estén especialmente dispuestos a negociar cuando los dictadores evidentemente tienen la superioridad militar y cuando la destrucción, las víctimas y los perjuicios sufridos entre aquéllos ya no pueden soportarse más.  Habrá entonces una fuerte tentación de explorar cualquier otra opción que pueda rescatar al menos algunos de los objetivos de los demócratas, a la vez que pone fin a un ciclo de violencia y contra-violencia.>>

<<La oferta de “paz” mediante negociaciones que un dictador le haga a la oposición democrática, por supuesto, no es del todo sincera. La violencia podría ser inmediatamente terminada por los propios dictadores si tan sólo éstos dejaran de hacer la guerra contra su propio pueblo. Bien podrían, por su propia iniciativa y sin ninguna negociación, restaurar el respeto a la dignidad y los derechos humanos, liberar a los presos políticos, acabar con la tortura y suspender las operaciones militares, retirarse del gobierno y hasta pedirle excusas al pueblo. >>

<<Cuando la dictadura es fuerte pero existe una resistencia irritante, puede que los dictadores deseen lograr la rendición de la oposición bajo la cobertura de “hacer la paz”.  El llamado a negociar puede parecer atractivo, pero dentro de la sala de negociaciones acaso se esconderían graves peligros. >>

<<Por otra parte, cuando la oposición es excepcionalmente fuerte y la dictadura se encuentra de veras amenazada, los dictadores pueden buscar la negociación como una manera de salvar lo más posible de su capacidad de control o de sus riquezas. En ninguno de estos casos deben los demócratas ayudar a los dictadores a lograr sus metas. >>

<<Los demócratas deben desconfiar de las trampas que los dictadores les pueden tender con pleno conocimiento de causa durante un proceso de negociación. El llamado a negociar, cuando se trata de cuestiones fundamentales de las libertades políticas, puede ser un esfuerzo por parte de los dictadores para inducir a los demócratas a rendirse pacíficamente, mientras que la violencia de la dictadura continúa. En semejantes conflictos, las negociaciones solamente podrán jugar un papel apropiado al final de una lucha decisiva, en la cual el poder de los dictadores haya sido destruido y estén éstos buscando pasaje seguro para llegar a un aeropuerto internacional. >>

 

Perón y las negociaciones

No que seamos peronistas, por supuesto.  Podríamos serlo o no serlo.  Lo importante a rescatar de las enseñanzas del General Juan Domingo Perón, es su percepción sobre los procesos de negociación frente a una tiranía.  Seamos o no peronistas, debemos aceptar que el argentino no era ningún tonto y en materia de guerra y de política, tenía las cosas muy claras.  Por supuesto: ¡eran otros tiempos!

Hoy los “fuertes” negocian con los criminales de lesa humanidad.  Ahí tenemos las declaraciones de Elliott Abrams, donde ha aceptado que Estados Unidos ha entablado negociaciones, incluso, con un homicida confeso y CONDENADO, como el presidente de eso que mientan en la Venezuela de los Castro: “Tribunal Supremo de Justicia”… ¡Maikel Moreno!

El 19 de mayo de 2017, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Maikel Moreno junto a los siete miembros de la Sala Constitucional por considerar que habían usurpado las funciones de la Asamblea Nacional y que permitieron al presidente Nicolás Maduro gobernar a través de un decreto de emergencia. Entre las sanciones estuvieron la congelación de todos los bienes que los sancionados podían tener en Estados Unidos, la prohibición para ciudadanos e instituciones estadounidenses de realizar cualquier tipo de transacción con ellos y la prohibición de entrada al país.

El 18 de enero de 2018 fue sancionado también por la Unión Europea junto a otros seis funcionarios del estado venezolano por ser señalados como autores del deterioro de la democracia en el país.  ​ El 28 de marzo el Consejo Federal de Suiza implementó sanciones contra Venezuela, congelando los fondos de siete ministros y altos funcionarios «a causa de las violaciones a los derechos humanos y al deterioro del Estado de derecho y de las instituciones democráticas», prohibiéndoles la entrada al país y siguiendo las medidas impuestas por la Unión Europea. Entre los funcionarios se encuentra Maikel Moreno «por haber facilitado y apoyado las acciones y políticas del Gobierno que han socavado la democracia y la ley y el orden en Venezuela, y es responsable por acciones que han usurpado la autoridad a la Asamblea Nacional»

Moreno fue funcionario de la DISIP (actualmente SEBIN). En 1987 es acusado por un homicidio en Ciudad Bolívar, saliendo en libertad dos años después. En 1989 vuelve a servir como oficial de segunda en la DISIP cumpliendo funciones como escolta del presidente Carlos Andrés Pérez durante su segundo mandato. Ese mismo año, según el expediente 552755, Moreno participó en el asesinato de Rubén Gil Márquez, esta vez en Caracas. En 1990 obtiene un segundo beneficio procesal, obteniendo un cargo como secretario de un juzgado en la ciudad de Caracas, sin volver a la DISIP.

Maikel Moreno egresó de la Universidad Santa María en 1995 como abogado. Fue consultor y asesor legal de Aeropostal Alas de Venezuela entre 1997 y 2000, del Consejo Nacional Electoral (CNE) en 2000 y de la policía del municipio Sucre en 2001. También se desempeñó como asesor ad honorem de la sub comisión permanente de drogas de la Asamblea Nacional entre 2001 y 2002 y juez suplente especial de primera instancia del circuito judicial penal del estado Delta Amacuro. Maikel Moreno se desempeñó como profesor en el Instituto Universitario de Tecnología Industrial Rodolfo Loero Arismendi desde 2001 hasta 2004 y en la Universidad Santa María desde 2005.

Mientras ejerció en el juzgado de primera instancia y como juez en la corte de apelaciones del circuito judicial penal del área metropolitana de Caracas entre 2002 y 2005, dictó la privativa de libertad contra Iván Simonovis y autorizó su detención por un tiroteo en Caracas el 11 de abril de 2002; fue acusado por la defensa de Simonovis ante el Tribunal Supremo de Justicia de forjar actas y documentos procesales. Asumió la defensa del concejal Richard Peñalver, uno de los cuatro acusados de haber disparado desde el Puente Llaguno el 11 de abril de 2002, y llevó el caso contra la senadora Haydeé Castillo y su cónyuge, quienes fueron procesados, siendo acusados de poseer explosivos C4, luego que el hijo de la pareja muriera en un presunto enfrentamiento con la policía en Plaza Venezuela, Caracas, y según la versión policial estaba vinculado a la muerte de Anderson.

En 2007 fue destituido como juez por la comisión de reestructuración judicial. Entre 2007 y 2008 fue consejero de la embajada de Venezuela en Italia y entre 2008 y 2010 ejerció el mismo cargo en Trinidad y Tobago como encargado de negocios. Cursó un doctorado en derecho constitucional en la Universidad Santa María hasta 2014.

 

 

 

¿Tan mal están los “fuertes” que se han visto obligados a negociar con un doble-homicida como Mikel Moreno?  Es ahí cuando tenemos que revisar el escenario, así los tiempos hayan cambiado radical y diametralmente.

 

En las manos del pueblo

 

Al final de la jornada, estamos viendo que todo parece que converge en un PARO GENERAL INDEFINIDO.  ¿Y no es eso lo que venimos promoviendo, de manera casi-patológica, desde el año 2003 con La Guarimba Libertaria (¡bien hecha!)?  En las manos de los venezolanos está la gran solución, sin recurrir a la indignación nacional de negociar con criminales.  Es hora de paralizar el país de rabo a cabo: ¡de TRANCAR TOA’VAINA!  Y cuando Uds. tengan el control ¡que Dios o Satanás ampare a los apátridas traidores que entregaron a Venezuela al narcocastro-estalinismo internacional.

 

 

Miami 3 de mayo de 2019

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 484,497