Se va la audición…!!!

Definitivamente, el grueso del pueblo de Venezuela no aprende.  Creo que pasarán muchas décadas antes de que entienda cómo funciona la tiranía narco-castro-estalinista.

Al pueblo cubano lo neutralizaron a punta de paredón, persecución y muchas, muchísimas largas condenas: hasta de 30 años.  Ese pueblo pudo haberse liberado en abril de 1961, cuando la Invasión de Bahía de Cochinos, pero – como todos Uds. saben – fue MISERABLEMENTE traicionada por el entonces-gobierno estadounidense de los Kennedy.

Los Castro encontraron en Venezuela una estupenda manera de neutralizar al grueso del pueblo venezolano, sin la necesidad de hacer sonar un solo triki-traki ni de tener que derramar una sola gotica de sangre: a través del más absoluto engaño.  Claro, los cubanos contaron en Venezuela con líderes de una FALSA OPOSICIÓN y de ahí las gracias que los venezolanos les deben dar a los falsos opositores, porque evitaron que el castrismo tuviera que implantar el paredón en Venezuela y enviar a prisión a centenares de miles de venezolanos.  Por supuesto, los están matando de merma, de hambre y sin medicamentos; los que sobreviven y pueden, se largan del país… ¡hasta caminando!

Aunque por distintas razones, tanto el pueblo cubano como el venezolano, fueron vencidos por los Castro, lamentablemente.

El Miserable Engaño

Esa FALSA OPOSICIÓN se dedicó a engañar – MISERABLEMENTE – al ingenuo pueblo venezolano, en su inmensa mayoría.  Lo pusieron a marchar, a concentrarse, a participar en cabildos abiertos, a hacer ciclomarchas, a jugar futbolito en las autopistas, a protestar, a denunciar y hasta hacer calistenia y bailoterapias en las calles.  Pero el engaño mayor fue a través de las farsas electorales.  Hoy, ya esa mayoría de venezolanos sabe que le mamaron gallo del bueno.

 

Los engañadores

¿Quiénes fueron los HDLGP que se dieron a la tarea de engañar – MISERABLEMENTE – a ese digno y NOBLE pueblo de Venezuela?  Oigan bien: ¡TODOS Y CADA UNO DE LOS HDLGP QUE PROMOVIERON FARSAS ELECTORALES! ¡TODOS!   No tienen que dejar fuera a UNO SOLITO.  Todo aquel político, analista, periodista, sacerdote, curioso, pastor, músico, actor, actriz, pelotero y cualquier otra figura pública o que en su momento generaba eso que mientan “opinión pública”, fueron culpables (en mayor o menor grado) de ayudar a atornillar a los Castro en Venezuela para depredarla y destruirla… y detrás llegaron los rusos, chinos, iraníes y demás “bichos de uñas”.  Hasta grandes consorcios estadounidenses, como la Halliburton (del Clan Bush), comieron cochino del bueno sin pasar por “home”… sin cumplir con la fulana “Ley de Licitaciones” y otras regulaciones legales.

 

Sin embargo, el engaño no se limitó, únicamente, a promover las farsas electorales.  También hubo muchos HDLGP que se dedicaron a satanizar a La Guarimba Libertaria e, incluso, a neutralizarla.

Hubo un general, que en su momento “anesteció” a millones de venezolanos quienes pensaron que los militares tenían un plan para liberar a Venezuela de los Castro, que intentó desacreditar la estrategia libertaria, alegando que ese vocablo (“guarimba”), ni siquiera estaba reconocido por la Real Academia de la Lengua Española.

 

 

Para promover a esos líderes de la falsa oposición, el régimen de los Castro hizo en Venezuela lo que se cansó de hacer en Cuba, Angola y Nicaragua: los apresaban, los perseguían, difamaban de ellos, incluso los enviaba al “exilio”… todo de mentirita.   Al “exilio” fueron varios: desde Didalco Bolívar hasta Julio Borges, pasando por Vecchio y Manuel Rosales… entre otros.

La Regla de Oro

Sin embargo, existe una “Regla de Oro” que no falla.  Tenemos, por supuesto, que partir de la base que en Venezuela rige una tiranía y una de las peores que conoce la historia de la humanidad: ¡la tiranía narco-castro-estalinista!  Esa tiranía NO ADMITE verdadera oposición: ¡punto!  Métanse eso en sus cabezas y jamás se pelarán, como yo no me he pelado en denunciar la infiltración en la supuesta oposición de Arias Cárdenas (año 2000), Manuel Rosales (año 2006), Herman Escarrá (año 2007) y entre muchos otros a Henrique Capriles Ratonski (año 2012 y 2013).  Más recientemente tampoco me pelé cuando el 5 de febrero – a los 13 días de haberse auto-proclamado Juancito Trucupey como presidente encargado (que NO LO ES) – lo acusé de traidor: ¡cuando todavía no había consumado la traición!

 

 

Por haber denunciado a esa cuerda de HDLGP y a muchos (a casi todos) periodistas de “la oposición” por no denunciar las “actas traidoras”, me convertí en el primero en ser acusado en Venezuela de ser miembro o agente del G2 cubano: ¿qué tal?

 

 

Luego… en la medida en que el grueso de los venezolanos se fue dando cuenta de que TODOS eran unos traidores y unos HDLGP, me fui reivindicando: pero siempre me quedé con la “chapita” de loco.

María Corina Machado

Cuando “la oposición” ganó la Asamblea Nacional, en contubernio y aprobación con y de los Castro, los venezolanos brincaron en una pata viendo cómo Henry Ramos Allup sacaba los cuadros del Bolivar zambo y del sátrapa de Sabanetas del Palacio Legisltivo… todo fue un show.   Ahora andan promoviendo, una vez más, a la MariCori… claro: luego del culazo que se dieron con Juancito.  ¡Hay que encontrar otra esperanza!  De esperanza en esperanza los Castro siguen raspando la olla en Venezuela, millones de venezolanos se largan del país y llegan más y más depredadores y destructores a la tierra que vio nacer al Libertador Bolívar.

Si los Castro se olieran que la MariCori pudiera, en el lapso de unos 20 años o más, convertirse en un dolor de cabeza o en un peligro para “la revolución”, como diría mi recordada y adorada Abuela Carmelina, QEPD: “¡duraría lo que dura un merengue en la puerta de un colegio!”  O como dirían los llaneros: “¡lo que duraría un peo en un chinchorro!”

Miami 21 de Septiembre de 2019

Robert Alonso

 

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 966,170