“Socialismo bueno” Vs. “socialismo malo”

Hay ANORMALOS, ANORMALAS, IMBÉCILOS, IMBÉCILAS, IDIOTOS, IDIOTAS, ACÉFALOS y ACÉFALAS que aseguran que hay dos tipos de socialismo: ¡el “socialismo bueno” y el “socialismo malo”!  En consecuencia, no tienen problema alguno en seguir a los “socialistas buenos”.

Los “socialistas buenos” están afiliado a una vaina que mientan “La Internacional Socialista” y en ella se incluyen los partidos que hoy dicen que van a luchar por liberar a Venezuela del narcocastro-estalinismo internacional, es decir: ¡del “socialismo malo”!

Hay partidos, como COPEI – cuyas siglas significan “Curas Organizados para Engañar Inocentes”, que no precisamente están inscritos en la “Internacional Socialista”, pero que comulgan con el socialismo en variables un tanto distintas, pero bastante iguales, como es el caso del fulano “social-cristianismo”… que si lo cambiásemos por excremento de perro: ¡perderíamos – MISERABLEMENTE – el envase!

El problema radica en que el llamado “socialismo bueno”, es mucho “más malo” (peor) que el “socialismo malo”… y les diré por qué.

La inmensa mayoría de los ANORMALOS y de las ANORMALAS, da por sentado que el “socialismo malo”, como su nombre lo indica: ¡es malo!  Pero como esa mayoría está compueta por ANORMALOS y ANORMALAS, no se da cuenta de que el “socialismo bueno” es mucho: ¡muchísimo peor!

Por ahí anda pululando en las redes un IMBÉCILO que un día se arrodilló ante Chávez para pedirle que rectificara con respecto a la “eliminación” de RCTV…  “eliminación” que resultó ser uno de los negocios más redondo de la historia de los chanchullos en Venezuela, quien de manera EUFÓRICA dice que él es “Juan Guaidó”… y se arropa con una bandera tricolor… todavía no sé si de siete o de ocho estrellas: ¿qué es lo que está pa’sopa?

Como ese zocotroco hay cualquier cantidad de ANORMALOS, de ANORMALAS; de IMBECILOS… de IMBÉCILAS: ¡de TOROMBOLOS y de TOROMBOLAS!

Hasta los IDIOTOS saben que el “socialismo malo”: ¡es malo!  Ahí no hay discusión alguna.  Sin embargo, el “socialismo bueno” es “el policía bueno” de los “socialistas malos”.  En consecuencia critican al “socialismo malo”, pero – DE UNA MANERA SUBLIMINAL – se constituye en el equipo de apoyo, cuando el momento lo requiere, del “socialismo malo”.   Claro… los BUCHIPLUMOS y las BUCHIPLUMAS no se dan cuenta de esas sutilezas, por tales motivos lo estoy – como verán – explicando “con plastilina”.

He aquí un clásico ejemplo.  Les hemos presentado un video “clásico” de “propaganda subliminal”, donde un “socialista bueno”… luego de hacerle duras críticas al “gobierno”, ataca la estrategia de las sanciones y las acusa de ser CRIMINALES: ¿qué tal?  Terminen de ver la entrevista (Pedro Pablo Fernández – Vladimir Villegas).  Por cierto, para que Globovisión entreviste a un “sujeto”, ése tiene que estar “direccionado” por el narcocastro-estalinismo internacional, desde la propia Guanabacoa.  Llegó un momento en que el antiguo Globovision comenzó a vetar a los verdaderos opositores, mucho antes de que sus dueños se lo vendieran al régimen… por cierto, unos años ANTES de que los venezolanos se enteraran de la transacción.

Hijo de gato: ¡casa ratón!”, hubiera asegurado nuestra muy-querida y recordada Abuela Carmelina, QEPD.  Pedro Pablo – “El Tigrito” – Fernández es hijo de “El Tigre” (Eduardo Fernández), quien junto a Claudio Fermín (otro “socialista bueno” de vieja data), tiene la misión de – “a media lengua” – abogar por el régimen infrahumano, genocida, traidor y apátrida que ha acabado, depredado y destruido a Venezuela, a sus ciudadanos y a la gran familia venezolana.  ¿Cómo la ven Uds.?

Claro… a veces los “socialistas buenos”, cuando piensan que los “socialistas malos” están a punto de ser defenestrados, saltan la talanquera – como hiciera el jamás-bien-ponderado Edgar Zambrano… y muchos otros – y al fracasar los planes, dejan el pelero: ¡o pretenden dejarlo!  Los “socialistas buenos” tienen la ventaja de ser como los camaleones; cuando las cosas les van mal a los “socialistas malos”, ellos se empatan en el equipo ganador.

Al “Trumpoloco” le han mamado gallo del bueno: ¡se lo han mamado en cruz! (sabrá Dios cómo es “eso“).  Habría que preguntarle a mi cuñada – Agatilla – que nos explique cómo es que se puede mamar gallo en cruz… es deir: tomar el pelo de una manera espectacular.  Él – Donald – que detesta el socialismo: ¡cayó en las garras del socialismo!  Una nueva maldición gitana podría ser: “¡que entre socialistas te veas!”  Trump, Pompeo, Pence, Bolton, Abrams, Marco Rubio y el resto de los zocotrocos norteños, quedaron como “pajarito en grama“.  Los socialistas buenos y malos acabaron con ellos.  Si fuese posible, yo le daría un hijo a Trump, pero es que él lo que sabe es de construir torres: ¡no de geopolítica!  Putin jamás – en su puta vida – se imaginó que se la iban a “poner tan de bombita“.  Es que – encima de todo – estos socialistas son sortudos…!!!

Lo ÚNICO BUENO que yo veo en todo esto es que – por mi edad – es muy posible que yo no vea el triunfo mundial del “SOCIALISMO” (bueno y malo).  Lamento, eso sí… que mis hijos y mis nietos lo sufrirán.  Sencillamente no veo cómo el mundo libre pueda prevalecer… sobre todo, si en la Casa Blanca tenemos a un timbiriche que “no sabe si va o viene“.  Aplica el extraordinario Capitulo III de la Ley Helms Burton y con la misma permite que la American Airline incremente los vuelos a la isla de Guanabacoa.

 

 

Conclusión.  Nada que huela a socialismo es bueno.  Si Uds. ven a un líder que ofrece liberar a Venezuela del horror que hoy viven sus hijos… y ese líder pertenece a un tinglado inscrito en la infausta “Internacional Socialista”: ¡corran en dirección opuesta!

Nada más bastaría con escuchar y analizar – con mucho detenimiento – el himno de “La Internacional Socialista”, para que se den cuenta de la clase de elemento que son estos “socialistas buenos”: ¡y estos “socialistas malos”!

Miami 9 de mayo de 2019

Robert Alonso

Biografía

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 459,508