Trucupey’s Kikiriwikation

El gobierno estadounidense del Presidente Donald John (Juan) Trump, debió haber sabido que quien se acuesta con El Diablo, amanece meao, cagao: ¡y vomitao!

Los “americanos” llegaron a entender que el régimen que los Castro instalaron en Venezuela, a través de sus dos “presidentes” títeres – Chávez y Maduro –, terminaría siendo un INMENSO PELIGRO para la seguridad hemisférica y, sobre todo: ¡para la seguridad interna de Estados Unidos de América, sus ciudadanos y residentes!

Como ya el mundo es otro y no se puede ir por ahí “hablando suave y llevando un gran garrote” – dentro del contexto de “La Política del Gran Garrote” de Theodore Roosevelt –, la administración Trump consideró aplicar en Venezuela una especie de “Doctrina Monroe”, apropiada a los tiempos y le echaron mano a Juancito Trucupey, también conocido por el remoquete de “Juan Guaidó”.  Lo convirtieron en “presidente encargado” y lo convencieron de que, tras invocar el Numeral 11 del Artículo 187 de “La Bicha”, Estados Unidos tendría luz verde para intervenir militarmente en Venezuela… pero “El Tocayo Trump”, jamás contó con la astucia castrista: ¡y el tiro le salió por la culata!

Las cosas se le fueron complicando a Donald.  Rusia y China le dieron un “tatequieto” rapidito y lo dejaron “guindando de la brocha”.  La fulana Asamblea Nacional Bolivariana de Venezuela – lejos de invocar el Numeral 11 del Artículo 187 -, promulgó el 5 de febrero de 2019 (trece días después de la auto-proclamación de Trucupey como presidente encargado de Venezuela), “El Estatuto que rige La Transición  a la Democracia para Restablecer la Vigencia de La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”, que en su artículo 25 dejaba BIEN CLARO, que Juancito no era “presidente encargado de Venezuela”: ¡ni la cabeza de un machete!

 

 

Ramos Allup, Ratonski, Omar Barbosa y el “jamás-bien-ponderado” Julio Borges, se hicieron dueños de la situación, siguiendo las órdenes de Guanabacoa y le aplicaron al Donald lo que hoy se conoce – históricamente – como “El Kikirigüiki de Trucupey”, que traducido al buen inglés sería: “Trucupey’s Kikiriwikation”.

Uno de los analistas más lúcidos, experimentados y respetados de la América hispana, el Dr. Carlos Sánchez Berzaín, se lo explicó clarito a la Patty Poleo… quien, al parecer, no logró entenderlo del todo y siguió llamando “presidente encargado” a Juancito Trucupey.

Como cualquier ANORMALO, medianamente claro en la vida podría entender, Trucupey NO ES presidente encargado de la presidencia venezolana, puesto que TODAVÍA no ha cesado la fulana “usurpación”, condición sine qua non para que la asamblea nombre a un presidente interino de acuerdo al artículo 233 de eso que mientan “constitución”.

Dentro del paquete del “kikirigüiki trucupeyano”, tenemos “La Declaración Socialista” de Juancito, que tomó por sorpresa a muchísimos ANORMALOS, ANORMALAS, IMBÉCILOS, IMBÉCILAS, IDIOTOS, IDIOTAS, ACÉFALOS y ACÉFALAS.

Hay tantos, pero tantos zocotrocos en Venezuela, que acusan a los que vivimos fuera de no saber qué es lo que sucede dentro de ese infierno, sin embargo, hasta en los confines de la Patagonia hay individuos – como es el caso de este joven chileno – que tienen el panorama venezolano más claro que la inmensa mayoría de los infelices, pobres, ingenuos y nobles venezolanos que residen dentro de ese país.

Si Donald me hubiera creído cuando apenas Trucupey se auto-proclamó presidente encargado, no hubiera hecho el papelón que ha terminado haciendo.  Se lo advertí en mi “Primera Carta” (del 17 de febrero) y en mi “Segunda Carta” (del 26 de marzo).  No puede decir que no se lo advertimos.  Además, le mandé esta nota a su cuenta de Twitter:

 

 

Ya los “americanos” comenzaron a darse cuenta de que lo que cargan los burros entre las patas traseras en Venezuela no es, precisamente, una trompeta de goma maciza.  En consecuencia, ya Mike Pompeo comenzó a poner el parche antes de que apareciera el hueco.  Dijo que a él le parecía bien el convocar a unas elecciones libres y competitivas en Venezuela: ¡pero luego de que cese la usurpación!

Con ese cuento del “cese de la usurpación” como condición para realizar en Venezuela unas elecciones “libres”, también se darán su buen culazo los “americanos”, quienes todavía no han captado cómo es que se bate el cobre – en materia electoral – en ese país bolivariano y tremendamente socialista, corrupto y chanchullero a más no poder.

1ro de Mayo

Lo más increíble de todo es que tanto el comunista Stalin González (2do vice-presidente de la asamblea) como el socialista Juancito Trucupey, hayan escandalizado a Venezuela entera con el discuros socialista y electorero, justo cuando faltan días de lo que se supone será la marcha más apoteósica jamás vista en el mundo.  De resultar ser así, con esa marcha “el pueblo de Venezuela” (una parte de él, pero que pareciera representar a la totalidad de los ciudadanos), estaría apoyando estos discursos desmesurados de estos dos marxistas que intentan legitimar en el tiempo el peor régimen de la historia de ese triste, golpeado y abandonado país, consentido de la creación de Dios.

 

 

La Vía Electoral

Hace ya un buen tiempo, eso que mientan “El Frente Amplio – Venezuela Libre”, le viene vendiendo a los pobres venezolanos la idea de un “proceso electoral”, sin contar con el llamado “cese de la usurpación”, supuesto paso previo para la instalación de un “gobierno de transición” que permita organizar, en el tiempo que fuese, unas elecciones cristalinas, libres y “competitivas”.  En mi pueblo, a eso le decíamos “cambiar de palo pa’rumba”.  En otras palabras, se supone que el “cese de la usurpación” se dará, según estos líderes “opositores”, por la vía electoral y así lo adelantó el marxista-leninista Stalin González, 2do vicepresidente de la Asamblea Nacional Bolivariana.

 

 

El Padrón Electoral

Para comenzar, el padrón electoral venezolano está “inflado” con más de 4 millones de electores inexistentes.  De hecho, en septiembre de 2012, Vicente Bello y Roberto Picón, en representación del “candidatoRatonski, firmaron un acta que todavía está colgada en el portal oficial del CNE, la cual bautizamos “Acta de la Traición No. 1”, en la que SE ACEPTA que la existencia de más de 1.5 millón de electores FANTASMAS, CHIMBOS, INEXISTENTES, no afectaría – negativamente – los resultados de los futuros comicios… cuando Ratonski “perdió” en abril de 2013 “frente” a Maduro, por unos 200mil votos.

Por cierto, para que Jaime Bayly nos dejara denunciar “El Acta de la Traición” en su show, tuvimos que hacer un curso en chino gótico:

 

 

Según estudios realizados¡EN EL AÑO 2004! – por expertos en la materia electoral venezolana, ese padrón podría estar inflado en unos 5 millones de electores chimbos… pero, en adición a esa vaina, están los colombianos, nicaragüenses, bolivianos y – entre otros – cubanos que están registrados CON SUS HUELLAS y que votan en las farsas electorales montadas en Venezuela por el régimen de Guanabacoa.  Para depurar ese padrón electoral habría que comenzar por cedular a todos y cada uno de los venezolanos: ¡y comenzar desde cero!

La Comisión Técnica

Los venezolanos han venido durmiendo con el enemigo desde hace muuuuuchos años ya.  La fulana “Comisión Técnica” de la MUD, que se supone sea la comisión que defiende los votos de los opositores, está conformada por Roberto Picón (uno de los dos firmantes del “Acta de la Traición No. 1“) y por Félix Arroyo, un “zamuro cuidando carne”, prófugo de la justicia durante casi una década, muchacho de Henry Ramos Allup y ex mano derecha de Jorge Rodríguez en el CNE… el “carpintero” del abultamiento del padrón electoral venezolano, para justificar “la victoria” de Chávez en el referéndum revocatorio del 15 de agosto de 2004.

 

Tres votos!

Pero es que en la “Cuarta”, cuando se votaba manualmente y el padrón electoral no estaba viciado, los chanchullos electorales estaban a la orden del día.

Durante la segunda administración de Rafael Caldera, quien suscribe se lanzó como candidato al concejo municipal de El Hatillo: ¡Y SACÓ TRES VOTOS En octubre del año 2010, hace casi 9 años, publiqué un artículo explicando ese “fenómeno electoral” producido en “La Cuarta”, cuando se votaba manualmente, sin “maquinitas” y se contaban, MANUALMENTE Y FRENTE A TESTIGOS, todos los votos y se levantaban actas con las que luego matarían todos esos votos contados… tal y como nos aseguró una vez el Dr. David Morales Bello cuando dijo que  “¡actas mataban votos!”

 

 

Ver ensayo sobre los “¡Tres Votos!”

 

De manera tal que si los venezolanos cambiasen sus procesos electorales por excremento de perro: ¡perderían el envase!

 

Miami 25 de abril de 2019

Robert Alonso

 

ARTÍCULOS RECOMENDADOS: 

 

Guaidó Coño e’tu madre…!!!

¿Es Guaidó presidente encargado de Venezuela?

Propueta al senado y al congreso federal de EE.UU.

 

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 685,719