Venezuela: ¡ no es Cuba !

Definitivamente, Venezuela no es Cuba, carajo pero: ¡cómo se parece!

Hoy por hoy, 1ro de mayo de 2020, Venezuela quisiera ser Cuba… por un ratico.   Jamás los venezolanos se hubieran podido imaginar que un día, el país más rico de la América hispana, terminaría por debajo de Haití, país que está por debajo de Cuba en la escala de miseria en el continente americano.

Pero no solamente los venezolanos copiaron a los cubanos, dentro de sus respectivos países, en materia de corrupción desmedida: caldo de cultivo para que llegaran ambas “revoluciones”. De ahí en adelante continuó vigente el virus de la corrupción, tanto dentro de Venezuela, como en los “exilios” cubanos y venezolanos.

Puerta A Puerta

En Miami, Nueva York y en otras ciudades de Estados Unidos, decenas de empresas aduanales fueron abiertas para enviar mercancía y cachivaches a Venezuela, bajo el sistema “Puerta-a-Puerta”, sin pasar por los rigores de la aduana venezolana, controlada por la Guardia Nacional y el Ministerio de Hacienda.

Por decir algo. Enviar paquetes por la “vía normal”, pasando por la aduana, costaba (digamos) $ 0.40 la libra, mientras que por la vía “Puerta-a-Puerta”: $ 40 la libra.  Es de hacer notar que estas tarifas no son las reales, solamente las he mencionado a modo de ejemplo. Lo cierto es que la diferencia entre las tarifas “normales” y las del “chanchullo” (“Puerta-a-Puerta”), era abismal.

Todos aquellos venezolanos que enviaron mercancía a través de la modalidad del chanchullo, estaban fomentando, desde “el exilio”, la corrupción y el enriqueciendo a quienes sistemáticamente destruyeron y continúan destruyendo a Venezuela.

Lavado de Dinero

Muchas empresas de inversión, manejadas por cubanos y/o venezolanos exiliados, han hecho del manejo de capitales dudosos, provenientes de Venezuela, un “interesante y fructífero” negocio. De hecho, sabemos – y se está investigando – de un importante, connotado y famoso miembro del exilio cubano, que fue relacionista y socio de una empresa sospechosa de invertir el dinero sucio venezolano, que en un principio contaban con la sociedad de un cubano-venezolano, con estrechas conexciones con el entonces-consulado venezolano en Miami, desde donde se canalizaban todas transferencias de capitales para ser invertidos en Estdos Unidos. En una reunión se les advirtió a los cuatro socios de dicha empresa de corredores de inversión (“brokers”), que el dinero que ellos estaban manejando e invirtiendo, procedente de Venezuela, era dinero sucio… del narco-tráfico o de “simples” robos al patrimonio de todos los venezolanos. La respuesta fue que a ellos no les interesaba la procedencia del dinero que manejaban e invertían a nombre de sus clientes.

Los Resultados

Tanto el grueso de los cubanos, como el grueso de los venezolanos, aplaudieron las nacionalizaciones y las intervenciones de empresas extranjeras, a las que luego les siguieron empresas nacionales, de venezolanos y cubanos: tanto en Venezuela como en Cuba.

La corrupción y el contubernio y las alianzas vituperables continuaron, tanto dentro como fuera de Venezuela y de Cuba.   Mientras estas alianzas… mientras esa conchupancia y enchufes continúen, ni Venezuela ni Cuba podrán ser liberadas jamás.

Miami 1ro de mayo de 2020

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 326,250