¿ Es Venezuela Nicaragua ?

Aprovecharé que el grueso, supuestamente, de los que me leen, está “encuarentenado” y tiene tiempo suficiente para leer y revisar esta publicación: ¡que será larga!

Dicho esto, debo confesar que antes de llegar a mi tercer exilio en EE.UU., en el año 2004 y de conocer al Comandante Marlon Gutiérrez, líder de la VERDADERA resistencia nicaragüense, pensaba que el régimen de Venezuela era un espejo del régimen de los Castro en Cuba, pero me equivoqué.   El régimen de Venezuela, de Chávez hasta los días de hoy: ¡es un espejo de la Nicaragua de Daniel Ortega!

Pero antes de entrar en ese tema nica, quiero abordar unos cuántos tópicos que, estoy muy seguro, que a Uds., mis lectores, les interesarán.

Captura de Maduro

A raíz del anuncio del precio que le han puesto a la cabeza del Zocotroco y a algunos de sus adláteres, entre los cuales falta una lista mil-kilométrica, muchísimos venezolanos comenzaron a brincar en una sola pata. Anoche, en la “ciudad” de Doral, hasta cantaron el himno nacional – “El Gloria al Bravo Pueblo” – en compañía con unas cuantas patrullas de la policía de esa ciudad satélite de la Gran Miami, en el condado de Miami-Dade.

Uds. dirán – y con razón – que yo siempre me la paso “chalequeándoles” la emoción a los venezolanos, quienes – en su inmensa mayoría – quieren que les digan lo que esa mayoría quiere escuchar.

La “guarandinga” no es tan fácil, así como Ud. creen. ¡Ojalá lo fuese!

Venezuela NO ES la Panamá de Noriega: ¡ni Noriega era Maduro! Al defenestrar el RÉGIMEN (al “tinglado”) que representa Maduro en Venezuela, se afectarían “mil-millones” de intereses. Sin contar los intereses chinos, rusos, iraníes y cubanos, se afectarían los mil-millonarios negocios de incontables poderosísimas empresas estadounidenses que desde hace casi dos décadas están explotando – impune e ilegalmente – las riquezas de Venezuela. Para no extenderme en esa lista, solamente mencionaré a dos: la Halliburton, empresa bandera del Clan Bush y la CHEVRON Corporation, que está bajo la sombrilla de la primera.

La concesión otorgada a dedo por Chávez a la Halliburton, en el año 2003 de una manera ilegal, violando la propia ley de Estados Unidos, va más allá de los cálculos matemáticos. Estamos hablando de la explotación del 70% de la Plataforma Deltana: los yacimientos de gas natural más grandes del Planeta Tierra.

Desde, por lo menos, el año 2003, los iraníes están exportando desde Venezuela, uranio empobrecido, uno de los elementos principales para construir bombas atómicas, con las cuales se podrían eliminar a millones de habitantes en EE.UU.; un kilo de uranio empobrecido vale más que mil kilos de cocaína pura.   Comprobar esa realidad carecería, en estos momentos, de importancia. Lo venimos denunciando desde entonces. El Departamento de Estado lo sabe como saben los venezolanos que las arepas son redondas: y se hacen con Harina Pan.

Los chinos han venido explotando la Franja Petrolífica del Orinoco desde el “año pun” y los rusos son los dueños del Arco Minero del Orinoco… entre muchas otras cosas màs. Lo único que valía la pena en Panamá, además de los panameños: ¡era el canal!

Capturar a Maduro, como la mayoría de los venezolanos se imagina y desearía, podría ser más difícil que matar a un hipopótamo adulto y sano: ¡a sombrerazos! Claro: ¡no es imposible!

Maduro cuenta con el “knowhow” (conocimiento y experiencia) del régimen castrista. La clave es la INFILTRACIÓN.   Los grandes “cacaos” del régimen madurista, están protegidos por anillos conformados por cubanos, rusos, chinos y mercenarios rusos. Eso lo sabe hasta el más desinformado.

En adición a estos “profesionales” de la seguridad personal, está el gran factor de “infiltración”, que tantos beneficios le produjera a Fidel Castro, sobreviviente de más de 200 intentos de magnicidios. A estas alturas, me supongo que ya está puesta en marcha una operación, ficticia, para promover la venta de información sobre el paradero, a través de coordenadas, del Zocotroco. Habrá quienes promuevan una conspiración para vender esa información… y habrá quienes caigan en la trampa. Al otro día, quienes aceptaron la propuesta de denunciar el paradero de Maduro – para cobrar los famosos y suculentos $ 15 millones – aparecerán con sus bocas repletas de moscas: ¡sin mencionar a su familia… perros y demás mascotas!

No es tan fácil. Hay una manera más fácil y segura, sin embargo: ¡a través de una invasión militar – con todos los hierros – como sucedió en Irak, por ejemplo.

Saddam Hussein

A comienzos de 1991, Irak fue invadida militarmente por una coalición encabezada por Estados Unidos, durante el gobierno de George Bush padre, con la intención de sacarlo de Kuwait, país petrolero que Hussein había invadido unos meses antes. La misión militar se cumplió, pero Bush padre consideró que era mejor dejarlo quieto y no lo apresaron.

Dos años más tarde, en 2003, una coalición militar similar decidió invadir Irak y, en esta oportunidad, lo cazaron como a un conejo y lo llevaron a la horca. Todo fue posible tras la derrota militar de su régimen, lo que lo obligó a Saddam a internarse – solo – en un hueco. Estando bajo tierra, funcionó una oferta similar a la que hoy le han hecho a quienes denuncien el paradero de Maduro, pero primero tuvieron que derrotarlo militarmente.

Muammar al-Gadafi

Algo muy similar, aunque no exactamente igual, sucedió con Gadafi. Primero fue derrotado militarmente y luego fue dejado a merced de un sector del pueblo libio.

A principios del año 2011, y después del derrocamiento de los regímenes en Túnez y Egipto, ambos países fronterizos con Libia, comenzaron una serie de disturbios en la capital, Trípoli, que se extendió por el resto de varias ciudades del país. Dentro del territorio de los manifestantes destacaba la exigencia de que Muammar al-Gadafi dejara el poder y se iniciase una serie de reformas en cuanto a los derechos humanos y el derecho a la libre expresión dentro del país. Gadafi respondió con no dejar el poder y que si fuese necesario: moriría como mártir de su pueblo.

El ex ministro del interior, Abdul Fatah Younis, confirmó a los medios de prensa que uno de los asistentes de Gadafi intentó asesinarlo, fallando el disparo e hiriendo a un tercero. El lunes 22 de agosto, las tropas rebeldes entraron en Trípoli, ayudadas por las fuerzas aéreas de la OTAN, acorralando al líder libio. La guardia personal de Gadafi se rindió y “le dejó el pelero”.   Solo y abandonado, el otrora omnipotente y poderoso Gadafi fue capturado por el populacho, quien terminó “modificándole la salud”: con un disparo en la cabeza.

Nicolae Ceaușescu

El 17 de diciembre de 1989 Ceaușescu ordenó al ejército y a la Securitate disparar contra la población civil que se manifestaba en la ciudad de Timișoara. La rebelión se extendió y llegó a Bucarest, Rumanía, donde el 22 de diciembre de aquel año, las fuerzas armadas se rebelaron y se unieron a los manifestantes. Ese mismo día, Ceaușescu y su esposa Elena (la “Primera Combatiente de Rumanía”), junto a dos colaboradores, huyeron de Bucarest en un helicóptero. Llegaron a la residencia de Ceaușescu en Snagov, de donde volvieron a partir en helicóptero, pero aterrizaron cerca de Targoviste, porque las fuerzas armadas habían restringido los vuelos en el espacio aéreo de todo el país.

Luego de ser recogidos por un médico que los dejó en el camino, alegando problemas mecánicos y un segundo automovilista a quien Ceaușescu afirmó que dirigiría una resistencia contra el golpe de Estado, el matrimonio Ceaușescu fue arrestado por la policía en un control de carretera y entregado a los militares insurrectos.

El 25 de diciembre Ceaușescu y su mujer fueron condenados a muerte por un tribunal militar en un juicio sumarísimo, bajo los siguientes cargos: genocidio de 60.000 personas en Timișoar;​ daño a la economía nacional, enriquecimiento injustificable (se acusó a los Ceaușescu de poseer mil millones de dólares depositados en cuentas bancarias en el extranjero) y uso de las fuerzas armadas en acciones en contra de civiles, siendo ejecutados ambos por fusilamiento en un cuartel militar en Targoviște.

Cuando era llevado al patíbulo, Ceaușescu exclamó “¡Viva la República Socialista de Rumanía! ¡La historia me vengará!” y murió mientras cantaba el himno de La Internacional Socialista, el mismo himno que cantan los socialistas “demócratas-opositores” de Venezuela: Leopoldo López, Henrique Capriles, Julio Borges, Carlos Vecchio, Juan Guaidó, Henry Ramos Allup, etc.

Benito Mussolini

Al hacerse evidente la derrota alemana en la primavera de 1945, el hombre fuerte de Italia – Benito Mussolini – decidió dejarle el pelero a su país; dicen que buscando llegar a Suiza, aunque eso no está del todo probado.

En su huida, fue detectado cerca de la localidad de Dongo a las seis y media de la mañana del 27 de abril de aquel año (1945) por un grupo de partisanos comunistas de la Brigada Garibaldi, dirigido por Urbano Lazzaro.  Cuando los partisanos comunistas revisaron la documentación del grupo de escapistas, uno de ellos, Giussepe Negri, reconoció a Mussolini y se lo comunicó a Lazzaro.

En la mañana del día 28 se reunió a Mussolini y a Clara Petacci, (su barragana y “Primera Combatiente”). Poco después ambos, junto a otros colaboradores de Benito: ¡fueron fusilados!

Los cadáveres fueron trasladados en la tarde del mismo 28 de abril en un camión a Milán. En el trayecto no se permitió que nadie se acercara a los cuerpos, hasta que llegaron, el día 29, a la Plaza Loreto de esa ciudad. Allí fueron sometidos a toda clase de ultrajes por la muchedumbre; el servicio de policía, compuesto por partisanos comunistas y bomberos, colgó luego los cadáveres cabeza abajo en una gasolinera de la plaza, algo que algunos autores consideran como simbólico, por la forma en que Mussolini trataba a sus enemigos. ​ Esto se hizo para confirmar públicamente su muerte y como gesto de humillación y venganza partisana, ya que en ese mismo lugar se habían colgados, meses antes, los cadáveres de quince partisanos comunistas.

El cadáver de Mussolini fue desfigurado a golpes a tal extremo que su rostro resultó casi irreconocible; algo menos ocurrió con la Petacci, su “Primera Combatiente”. Aun muertos fueron objeto de burlas e incluso fueron colocados, uno al lado del otro, para ser fotografiados en la morgue. Sus cuerpos fueron colocados en cajones de madera con paja en su interior y retirados para sepultarse en tumbas anónimas.

¿ Podría suceder con Maduro y su combo ?

No habría por qué dudarlo… si los agarrasen vivos. Hitler no permitió tal humillación y se suicidó junto a su esposa, Eva Braun, pero dudo mucho que Maduro y su “Primera Combatiente”, tengan los guáramos para “auto-suicidarse”, un término que hubiera empleado Carlos Andrés Pérez.

El problema está en capturarlos vivos y para eso, pudiera ser necesaria una invasión por parte de EE.UU., al frente de una coalición militar, de gran escala… no como dicen algunos “entendidos”: ¡con un par de “drones”!

La Falsa Oposición

Ninguno de los sátrapas arriba mencionados contaba con la extraordinaria herramienta política de una FALSA OPOSICIÓN: ¡la fórmula perfecta, sobre todo, en un mundo “globalizado”!  Al prestarse esa “oposición” a dialogar con el régimen terrorista de Maduro, lo estarían legitimando.  Ahí entraría el trillado principio de la “autodeterminación de los pueblos“.  Lo que Maduro busca es que sean los venezolanos los que resuelvan el drama de Venezuela… aunque se hayan demorado dos décadas comenzar a resolver…¡si es que lo resuelven!   Pero, por otro lado, el régimen de Maduro significa un peligro para la región y, sobre todo: ¡para EE.UU.!  Las “cosa” cambia.  Cuidado y los “americanos” no se lleven por los cachos a los “dialogueros” de la “oposición“, que – en todo caso – es lo que deberían de hacer.

En el video de abajo vemos “la guapería” del Zocotroco contra su homólogo”, Donald Trump. Le está diciendo hasta “culo sucio” y, acto continuo, está llamando a un diálogo con la “oposición”. La inmensa mayoría, por no decir LA TOTALIDAD de los analistas y de los neófitos, ha entendido este llamado como un “grito de auxilio”. ¡Por eso es que los matan!

Quiero aclarar que no es una idea original del Zocotroco: ¡para nada! Ya esa “vuelta” del diálogo, se ha aplicado en la Nicaragua de los Ortega: con ingentes beneficios.

En el año 2009, Nicaragua estaba atravesando una de sus múltiples crisis. Entonces los Castro le recomendaron a Danielito que llamara a un “Pacto” con la “oposición”.

Daniel Ortega envió a sus emisarios de la “oposición” a EE.UU. para hacer “lobby”.   Uno de esos lacayos “opositores”, de apellido Quiñones, fue entrevistado por un “cuadro” del sandinismo que tenía un programa en “La Cadena Azul”, estación “hermana” de “La Poderosa”.   Quiñones, a quien pudiéramos comparar con Timoteo Zambrano en Venezuela, vino a Miami para promover el fulano “Pacto” y para allá nos fuimos el Comandante Marlon Gutiérrez (líder de la VERDADERA resistencia nicaragüense) y quien suscribe. Faltó poco para que nos fuéramos a las manos.

El “Pacto” se firmó en Nicaragua y las aguas se calmaron. Monseñor Miguel Obando y Bravo, el príncipe de la Iglesia Católica en ese país (cuando todavía el comunista Pancho el Papa no se conocía), terminó miembro del gabinete sandinista de Ortega, luego de haber sido el mayor defensor de los derechos humanos de la patria de Rubén Darío y contumaz denunciante de todas las atrocidades del sandinismo. Algo así como que Juancito Trucupey terminara, luego del “diálogo” (la componenda) de ministro de la Secretaría de Maduro.

Sin embargo… el “Pacto” no resolvió el problema de Nicaragua y varios años después, en 2019, el pueblo nica se volvió a sublevar, generando centenares de muertos y miles de presos políticos. Entonces Ortega, una vez más, recurrió al “diálogo”, como hemos visto que ha recurrido al diálogo el Zocotroco de Cúcuta:

Hubo nuevas concesiones. El régimen sandinista liberó a unos cuantos presos políticos y las aguas se calmaron. Es importante recalcar que los presos políticos conforman una importante herramienta para casos de crisis dentro de una tiranía. Me he cansado de advertirlo.

La Fórmula Nica

Para ponerle fin a la guerra civil de Nicaragua, totalmente perdida por los sandinistas, al presidente George Bush padre no se le ocurrió algo mejor que sugerir unas elecciones limpias, soberanas y cristalinas. Entonces la borrachita de Violeta Chamorro fue nombrada candidata de la UNO (Unión Nacional Opositora). Las elecciones fueron limpias y, de haber ganado Ortega (algo que hubiera sido imposible), el sandinismo hubiera hecho trampa para perderlas.

Para ahorrar en espacio, les recomiendo que visiten el capítulo de mi libro, “Cómo se Perdió Venezuela”, donde explico cómo fue aquella estupenda jugada política que mantuvo al sandinismo en el poder real: tras bambalinas.

Violetica Chamorro fue reconocida como presidente de Nicaragua, aunque quien recibía las órdenes directas del sandinismo era su yerno, Antonio – “Toño” – Lacayo Oyanguren, a quien – malamente – se le llamaba “El Hombre Fuerte de Centro América”, que de fuerte no tenía nada: por ser un títere de los sandinistas.

Durante el gobierno de La Chamorro hubo más de 600 miserables y descarados asesinatos, todos perpetuados, impunemente, por los sandinistas. Mataron a los dos líderes de la verdadera resistencia, tanto de la resistencia armada como de la resistencia política. Ni una sola ley sandinista fue revocada.   No hubo una sola apropiación llevada a cabo por los Ortega que fuera anulada.

Al cabo de esos cinco años de la Chamorro, los sandinistas montaron en la presidencia a un HDLGP llamado Arnoldo Alemán, “uña y carne” de los hermanos Ortega desde que eran niños. Lo hicieron alcalde de Managua “a dedo” (sin mediar elección alguna). Le quemaron la alcaldía y le hicieron un atentado “mortal”, donde el ÙNICO que murió fue uno de sus guarda-espaldas.

Durante esos cinco años, Alemán se dio banquete robándole a Nicaragua: ¡raspando la olla!   Al término de su gestión presidencial, lo llevaron a juicio y lo condenaron a más de 20 años de prisión: ¡cumplió UN DÌA! Lo sacaron de la prisión y le dieron “casa por cárcel”, pero con un helicóptero a su disposición frente a su mansión, para que pudiera bañarse en las playas costarricenses y hasta se le vio paseando por la Chapms Elysées de París.

Pasados unos cuantos años, de una manera que ni el propio Alemán pudo explicar, lo exoneraron de todos los cargos y lo dejaron libre para que fuese el próximo candidato bufo frente a Daniel Ortega.

Luego montaron en la presidencia a un soruyo llamado Enrique Bolaños, de quien el entonces secretario de estado de EE.UU., Colin Powell, dijo que solamente le faltaba una boina roja para ser más sandinista que el propio Ortega.  Ahí se fueron otros cinco años màs.

En el año 2006, Eduardo Montealegre fue escogido como el candidato bufo para la nueva farsa electoral nica que se tenía que realizar en noviembre de aquel año. Apenas había comenzado el conteo de los votos, Montealegre – alias “El Ratón” – se dirigió al comando de campaña de Ortega y le levantó la mano, aceptando su pautada y acordada “derrota”; tal como hiciera aquel mismo año (2006) Manuel Rosales y Henrique Capriles (2012 y 2013) en Venezuela. Quien suscribe alertó sobre ambas farsas, por cierto.

El Diálogo de Fidel

En 1978, Cuba estaba atravesando una severa crisis económica y a Fidel Castro se le ocurrió promover un diálogo.  El exilio se dividió entre los “ortodoxos” y los “dialogueros“.  Hubo hasta muertos entre los bandos.  Una de las condiciones que pusieron los “dialogueros” para sentarse en la misma mesa con Fidel fue la liberación de todos los presos políticos, quienes publicaron un manifiesto rechazando su liberación a cambio de beneficiar al régimen castro-estalinista de Cuba.  Vale la pena que lean el mencionado manifiesto, firmado el 10 de octubre de 1978.

Venezuela sin Maduro

Juan Guaidó – Dios me lo guarde por muchos años – ha declarado que se debe conformar un “gobierno de amplia base” (dicho de otra manera: “Gobierno de Emergencia”), donde todos los sectores políticos tengan cabida, menos Nicolás Maduro, sin mencionar o tener en cuenta que El Zocotroco conforma uno de los tantos tumores cancerígenos, enquistados en esa destruida nación sudamericana.

Venezuela ha hecho metástasis desde hace muchos, muchísimo años: ¡mucho antes de que los Castro colocaron a Chávez en Miraflores! Por eso es que sucumbió el país más agraciado de la Creación.

En una Venezuela “libre”, tendrían muchos que responder muchas cosas.   Por ejemplo, entre muchas otras interrogantes, que algún día se tendrán que aclarar, podríamos incluir las siguientes:

  1. Esas “miles” de empresas que desde Miami y Nueva York (entre otras ciudades de EE.UU.), enviaban o han enviado mercancía “puerta-a-puerta”: ¿qué conexiones tenían esas empresas dentro del régimen y, específicamente, dentro de la Guardia Nacional? Bueno… una de las “paladinas” de la “oposición” en Miami, dueña de un “canal” por YouTube, tuvo – por mucho tiempo como cliente – una empresa que enviaba pendejadas a Venezuela: ¡puerta-a-puerta! Esas empresas ayudaban a mantener la desmedida e impune corrupción del régimen: ¿o no?
  2. En el año 2012, pocas semanas antes de la farsa electoral – “Capriles Vs. Chávez” – la “oposición”, el CNE y el PSU “llevaron a cabo” una inspección al padrón electoral venezolano y SOLAMENTE descubrieron poco más de un millón y medio de electores fantasmas, chimbos… quienes, según el acta que firmaron (“El Acta de la Traición”), no afectaban, negativamente, los resultados de los comicios. Acta firmada, en nombre de Henrique Capriles, por Vicente Bello y Roberto Picón, este último el director de la “Comisión Técnica” de la MUD.
  3. ¿Por qué la soberana y “mayoritariamente-opositora” Asamblea Nacional, jamás propuso un debate para determinar dónde había nacido el Zocotroco y, de haber nacido en Venezuela: ¡si tenía doble nacionalidad!?
  4. ¿Por qué jamás hubo una denuncia formal sobre el ECO (Ejército Cubano de Ocupación), que despachaba – descarada e impunemente – desde el 4to piso del Hotel Anauco Hilton (Hotel Alba)?
  5. ¿Cómo lograron esas empresas “americanas” todas esas concesiones “a dedo”, sin pasar por la Asamblea (el Congreso Nacional) y sin cumplir con lo pautado por la Ley de Licitaciones?

Y así pudiéramos seguir: ¡hasta el infinito y más allá! El gran problema de Venezuela es que, desde su descubrimiento, se convirtió en una “sociedad de cómplices”.

¿ Se Perdió la Oportunidad ?

Quien suscribe, lleva desde el año 1985 alertando a los venezolanos. Promovimos “La Guarimba Libertaria”, bien hecha. En el año 2004 el pueblo de Venezuela estuvo a un “tilín”, gracias a “La Guarimba Libertaria”, de deponer al régimen de los Castro en Venezuela, pero cuando Chávez “estaba pidiendo agua por seña”, salió Pompeyo Márquez, en representación de la “Coordinadora Democrática” (que después la convirtieron en la MUD), a neutralizarla.

Todavía cabe la posibilidad de una sublevación nacional, pero estamos atados de manos por la dichosa pandemia, ya que la mayoría de los venezolanos está viendo cómo sobrevive al coronavirus.

Ese pueblo noble fue engañado, de manera contumaz y pertinaz, por una cuerda de traidores, supuestamente opositores, que en lugar de llevarlo a la sublevación, lo llevaron a las urnas. Ahora ese pueblo clama por ayuda externa, la cual – tal vez – jamás llegará.

¿ Entonces ?

El régimen dice cualquier cosa. Los otros días, cuando reventó la bomba de Clíver Alcalá, salió Maduro diciendo que jóvenes que habían sido capturados y luego liberados en la “Quinta (Finca) Daktari”, fueron contactados en Colombia y entrenados para llevar a cabo este nuevo supuesto plan terrorista.

 

 

Por su parte, Clíver Alcalá aseguró que el “contrato” de la compra de las armas fue firmado, entre otros, por Juan Guaidó y por JJ Rendón. ¿Entonces?

A mí que me registren aquí en Miami. Yo con esos “bichos” no iría ni a misa. JJ Rendón está en El Imperio: ¿pero Guaidó? ¿Por qué no le echan el guante a Trucupey? ¿No será que estamos ante otro de los grandes “cuentos-chinos” montado desde Guanabacoa?

Ya salieron los torombolos del Grupo de Lima a denunciar un complot para asesinar a Guaidò y a su familia inmediata. ¡Cuánto show!

No damos por cierto que Guaidó haya firmado el fulano contrato de las armas, según declaraciones públicas hechas por el “mayor generalClìver Alcalá. Pero, por lo menos – y para guardar las apariencias – el régimen de Maduro debería de echarle el guante a Juancito y aclarar el asunto. Ya las cartas están – supuestamente – echadas. A Maduro lo están cazando y la pelea tendrá que ser – supuestamente – peleando. Si Guaidó estaba conspirando para eliminar a Maduro, éste último tendría que tomar cartas en el asunto y, como mínimo: ¡detenerlo! Si no lo hace… si vemos a Trucupey continuar, libremente, en “campaña”: ¡todo esto es una gran farsa!

Ah… pero el gobierno estadounidense ha considerado – ¡un poco tarde ya! – que el régimen de Venezuela es un régimen terrorista. ¿Entonces? ¿Qué va a hacer ese gobierno? ¿Dejar que exploten al Madison Square Garden con miles de gente dentro? ¡O se montan o se encaraman! A partir de todo este merequetengue, “¡la pelea tendría que ser peleando!

El Regreso

Para concluir, aquí viene lo tétrico.   Una vez que Venezuela sea “libre”… libre – solamente – de Maduro, centenares de miles de venezolanos (si no millones), asilados en una “tonelada” de países hermanos, tendrían – “técnicamente” – que regresar a esa Venezuela “libre”, saturada de “colectivos”, sin servicios… sin infraestructura, sin producción, etc. ¿O es que Uds. creen que con la eliminación de Maduro y unos cuantos HDLGP, ya se resolverìa el problema de Venezuela?

En EE.UU. hay cientos de miles de venezolanos pendientes por asilo desde hace muchos años. Sus hijos han crecido en este país. Muchos, inclusive, han perdido el español. Muchos de esos hijos tienen hijos nacidos en este país. ¿Quiénes estarán dispuestos a regresar?

Se dice que unos CINCO MILLONES de venezolanos se han echado a la diáspora, a lo largo y ancho del mundo. Muchos de ellos gozan de un “status legal” temporal. Si se “libera” a Venezuela de Maduro, quedaría en pie el resto del desastre.

Se visualiza muy fácil la manguangua, pero eso que carga el burro entre sus patas traseras: ¡no es una trompeta de goma!

Ayer conversaba con un gran amigo venezolano que solicitó asilo en EE.UU. en el año 2010 y todavía no lo han llamado para la entrevista. Le pregunté qué haría él si “liberan” a Venezuela de Maduro, de Diosdado Cabello, de Tarek El AissamiPadrino López y el resto de los HDGP y fuesen todos ellos reemplazados por Luisa Ortega Díaz, Clíver Alcalá Cordones, El Pollo Carvajal, Josè Guerra, Henri Falcòn, Henry Ramos Allup… y la otra cuerda de HDLGP.

Me respondió que él para Venezuela no regresaría ni amarrado. Que si lo obligaran a abandonar EE.UU., vería a ver dónde se ubica, ya que al no “ser ya perseguido polìtico” por el régimen de Maduro, tendrían, técnicamente, que abandonar EE.UU. Entonces me vino a la mente aquella famosa canción del Gran Combo de Puerto Rico.

Miami 29 de marzo de 2020

Robert Alonso

Robert Alonso Presenta

Web page Views: 969,250